El alzheimer, causas, cómo prevenirlo y tratamiento.

A menudo todos somos olvidadizos, perdemos las llaves, nos olvidamos de un nombre, no recordamos donde hemos puesto algún objeto,… Esto no es razón para alarmarse, pero cuando las pérdidas de memoria son frecuentes y comienzan a interferir con la rutina diaria  y las relaciones personales, eso puede ser lo que denominamos como enfermerdad de alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia entre las personas mayores. Normalmente, produce un deterioro progresivo del cerebro de la persona afectada. La enfermedad de alzheimer es la cuarta causa de mortalidad en el mundo, después del cáncer, las enfermedades coronarias, y los accidentes cerebrovasculares.

La causa determinante de la enfermedad es aún un misterio, al igual que las vacunas o tratamientos definitivos aunque las últimas investigaciones revelan numerosos resultados con tratamientos farmacológicos para frenar el deterioro.

El diagnótico y tratamiento temprano no pueden detener o curar la enfermedad de Alzheimer, pero pueden aliviar síntomas y proveer una mejor calidad de vida para los afectados por la enfermedad y sus familiares.

CAUSAS DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER
No existe una causa concreta a la que se le pueda atribuir la responsabilidad de la aparición de la Enfermedad de Alzheimer. Al contrario, su etiología es multifactorial, es decir, existen una serie de factores de riesgo, tanto genéticos como ambientales que, al interferir entre sí, dan lugar a una serie de acontecimientos que resultan en el inicio de la enfermedad.

Los principales factores de riesgo implicados en la etiopatogenia del Alzheimer son:

  • Influencia genética: Existen varios genes implicados, sobre todo en el tipo de inicio precoz. En los casos en los que un familiar directo padece la enfermedad, la probabilidad de que su descendencia la desarrolle es 2-4 veces mayor.
  • Edad: El riesgo se duplica cada 5 años. A los 65 la probabilidad de padecerla es del 10%, llegando hasta el 50% a los 85 años.
  • Sexo: Cuestión controvertida. Existe un mayor porcentaje de mujeres que presentan la enfermedad, sin embargo, se cree que puede ser debido a su mayor esperanza de vida.
  • Escolarización y nivel educativo: La ejercitación cognitiva y el aprendizaje estimulan la comunicación neuronal (plasticidad neurológica), con lo que un bajo nivel educativo viene relacionado con un aumento del riesgo de desarrollar la enfermedad.
  • Hipertensión Arterial de larga evolución.
  • Antecedentes de Traumatismo Craneal.
  • Nutrición: Una dieta basada en productos de gran contenido calórico, con altos niveles de ácidos grasos saturados y/o de ácidos grasos omega 6, están relacionados con un mayor riesgo de sufrir Alzheimer. Hay dietas especializadas para la prevención y tratamiento del alzheimer.
  • Niveles elevados de Homocisteína. Esta sustancia es un aminoácido orgánico que interviene en procesos fundamentales para el organismo, pero que, en concentraciones altas, está íntimamente relacionada con la aparición de cardiopatías y neuropatías.
  • Antecedentes de procesos depresivos o Sd. de Down.
  • Otros: Tabaco, estilo de vida sedentaria, diabetes y obesidad.

CÓMO PREVENIR LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

Los factores de riesgo más influyentes en el riesgo de desarrollar Alzheimer son la edad y los antecedentes familiares, sin embargo, diversos estudios realizados los últimos años mantienen que, la mitad de los casos de EA están asociados a algunos de los factores de riesgo potencialmente modificables.

De hecho, la Hipertensión Arterial, íntimamente ligada a la Diabetes, a la Obesidad y al tabaco, así como el sedentarismo y la baja estimulación cognitiva, son los principales factores de riesgo modificables relacionados con el desarrollo de Alzheimer

TRATAMIENTO DEL ALZHEIMER
Es vital, la importancia de combinar los tratamientos farmacológicos con las terapias no farmacológicas, con lo que se consigue, por un lado, disminuir la sintomatología, y por otro, preservar o enlentecer el deterioro de las capacidades cognitivas, con el objetivo de que la calidad de vida de nuestros mayores se mantenga intacta durante el mayor tiempo posible.

Tratamiento farmacológico
El tratamiento farmacológico está destinado a mejorar los síntomas cognitivos, psicológicos y de la conducta.

Su objetivo principal es rehabilitar las funciones alteradas, minimizando déficits y potenciando al máximo las capacidades residuales del mayor, así como su autoestima.

A grandes rasgos, los principales grupos de fármacos utilizados en el tratamiento de la EA son:

  • Agentes Colinérgicos (Inhibidores de la colinesterasa): Estimulan la transmisión colinérgica central potenciando los procesos de memoria y aprendizaje.
  • Moduladores del Glutamato (Memantina): Se utiliza en las fases moderada y severa. Actúa sobre el segundo neurotransmisor más importante implicado en esta enfermedad, promoviendo el mantenimiento de los mecanismos de aprendizaje y memoria.
  • Fármacos destinados al tratamiento de los trastornos no cognitivos asociados a EA: Destinados a tratar los síntomas psicológicos y conductuales que aparecen en demencia.

 

Tratamiento No farmacológico cognitivo y conductual del Alzheimer
El principal objetivo es actuar junto con el tratamiento farmacológico para enlentecer la progresión de la enfermedad. Consiste en, a través de una serie de actividades específicas, trabajar las funciones cognitivas que el mayor todavía conserva, con el fin de mantenerlas el mayor tiempo posible y enlentecer su degeneración.

Las principales técnicas son:

  • Estimulación cognitiva (Memoria, lenguaje, atención, funciones ejecutivas, cálculo, gnosias, praxias)
  • Estimulación sensorio-motora
  • Modificación de la conducta
  • Rehabilitación logopedica
  • Entrenamiento en AVDs
  • Psicomotricidad
  • Laborterapia
  • Arteterapia
  • Musicoterapia
  • Actividades Asistidas con Animales
  • Taller de Relajación
  • Ludoterapia
  • Actividades Culturales
  • Entrenamiento psicoeducativo para familiares y cuidadores

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *