LA PLANIFICACIÓN

Compártelo:

La Planificación se puede definir como el conjunto de pasos o actividades orientadas a llevar a cabo una acción determinada, con el propósito de lograr determinados objetivos de manera exitosa, ahora bien, la planificación implica la toma de decisiones por anticipado en relación a los objetivos que se desean alcanzar, y esto requiere de tres contribuciones esenciales que deberían, por sí mismas, ser suficientes para su justificación, a saber:

En primer lugar, la planificación hace posible elegir donde se quiere estar en el futuro, en segundo lugar permite decidir cómo se quiere llegar allí y en tercer lugar permite que eso sea conocido por todas las personas que están involucradas en la consecución de los objetivos y de cuyos esfuerzos se requiere para el logro de los propósitos.

Dicho lo anterior, la planificación para una empresa, viene siendo entonces el proceso administrativo mediante el cual, a través de la toma de decisiones y habiendo seleccionado los objetivos que una organización se propone lograr a futuro, se establecen un conjunto de acciones que posibilitan su consecución, y en este proceso es fundamental tener en cuenta las siguientes consideraciones:

El Qué: Es decir, el objetivo que se quiere alcanzar.
El Cómo: De qué manera se va a lograr.
El Cuándo: El plazo en el que deseamos alcanzar los objetivos.
Quién: (O quienes) serán los responsables en la ejecución y cumplimiento de todas las acciones requeridas.

Para que la planificación sea exitosa, además de tener a todo el equipo involucrado debidamente informado, es necesario considerar también, lo siguiente:

Ser eficientes, es decir tomar en cuenta los costes que implica y el empleo de los recursos que se requieren, procurando optimizarlos si incurrir en excesos.
Flexibilidad: Si bien es cierto que la planificación consta de la realización sistemática de distintas tareas, es indispensable que se considere la posibilidad de que estas deban cambiar ante cualquier imprevisto, es decir, tener en cuenta cualquier desvío necesario que implique una revisión de la planificación, igualmente enfocada a los objetivos planteado. Si se mantiene de forma rígida lo más probable es que la planificación no sea exitosa.
Cuantificación: es decir los objetivos y tareas que impliquen la planificación debe ser verificables, es muy importante tomar en cuenta que ¨si no se puede medir, no se puede controlar y si no se puede controlar, no tiene sentido planificar¨
Proactividad: Esto implica, anticiparse al futuro y prepararse, intentando afrontar las amenazas del entorno y aprovechar las oportunidades.

Si deseas mejorar tu preparación en este y otros temas te invirtamos a conocer todos nuestros cursos, acreditados, baremables y actualizados en www.formacioncarpediem.com, no esperes a que el futuro llegue, constrúyelo tú mismo con la formación que necesitas para alcanzar tus objetivos, no te quedes atrás, conoce las opiniones de otros alumnos.

Compártelo:

Deja tu comentario

42 + = 43

Pídenos Información


¿Como te podemos ayudar?