Consejos para que l@s niñ@s lean

Un libro es la llave para abrir mundos diferentes. A través de los libros se hacen descubrimientos, se sienten emociones, aprendes a ponerte en el lugar de otra persona, ayudan a hacerte más humano y te dan la ocasión de vivir multitud de situaciones que en la vida cotidiana ni siquiera soñarías. Te hacen reír, llorar, soñar, jugar con la realidad e incentivan y satisfacen la curiosidad.
Pero, como podemos ayudar a nuestr@s hij@s a fomentar su lectura? Ahí van una serie de consejos:

  1. Los padres somos modelos a imitar. Si desde muy pequeños nos ven acompañados por un libro es más probable que se sientan interesados, que te pregunten… que te imiten.
  2. Leer junto a él, esto le reforzará enormemente. Te invito a una prueba muy sencilla: coge un libro de tu hijo, y sin decirle nada ponte a leerlo…¿qué crees que ocurrirá?
  3. Facilita a tu hijo el acceso a los libros. Estos deben estar en un lugar accesible donde el niño pueda cogerlos sin tener que recurrir a ningún adulto. Debe formar parte de su espacio de juegos.
  4. Visita la biblioteca. Hazle el carnet de la biblioteca y pasad un rato en ella de vez en cuando. Déjalo que mire y remire.
  5. No le obligues a leer. La lectura debe enfocarse como un juego placentero y en ningún momento deberá sentirse como una obligación impuesta.
  6. Elige libros que satisfagan su formación pero que también sean atrayentes para tu hijo. Cada niño presenta unos gustos diferentes y deberemos tenerlo presente. Ofrécele sugerencias peros atiende sus gustos.
  7. Visita librerías infantiles. Déjale que vea, toque y disfrute. Fíjate en el tipo de libros que le atraen, esto facilitara la tarea para elegir uno adecuado para él.
  8. Quita seriedad al acto de leer. Cambia voces, tonos y énfasis o canta si es necesario. Las lecturas ayudan a la expresión de emociones y sentimientos y no todo se lee igual.
  9. Buscad libros que también incluyan juegos, los libros hoy en día aportan experiencias muy interactivas y variadas.
  10. Exposición temprana. Desde pequeños, léeles antes de dormir en voz alta. Además de ayudarle a relajarse le estarás incentivando para que incluya la lectura como un hábito más del día.
  11. Usad la narración oral. Contar cuentos, historias o anécdotas forma parte de este proceso. Todos llevamos un pequeño cuentacuentos dentro, explotémoslo.
  12. Dramatiza sus lecturas. Los niños disfrutan enormemente de las actividades teatrales. Comparte con él pequeñas dramatizaciones de las lecturas.
  13. Crea historias diferentes. Cambia la historia que estáis leyendo, su final, los diálogos o lo que os apetezca, invitando al niñ@ a que active su imaginación.

L@s niñ@s deben ser estimulados. Sentarnos con ellos junto a un libro y leerles será ya un claro incentivo para ellos. Escuchar tu voz, tu entonación, la historia… forma parte del proceso de creación de un niño lector.
Siempre existe un libro idóneo para cada edad, niño y para cada momento personal.

QUE NO DEBES HACER

  1. Obligar a la lectura. Esta orden invierte el proceso y el niño dejará de leer o lo vivirá como un castigo, cuando en realidad la lectura debe ser un tipo de juego más, que genere diversión y placer.
  2. No leer con tus hijos. La lectura debe ser un hábito, como la higiene, el sueño o los horarios de las comidas. Los niños deben percibir la lectura como algo natural en la actividad diaria familiar, tanto en solitario como en familia.
  3. No ir a la biblioteca ni a librerías. Si no vais nunca a la biblioteca y leer es algo que para lo que “nunca tienes tiempo”, la lectura no conseguirá tener un papel importante en la vida de tu hijo y nunca “tendrá tiempo” para leer.
  4. Imponer libros sin tener en cuenta el criterio y gusto del niño. Pensamos que los libros gustarán o no en función de nuestro criterio pero tenemos que tener presente el del niño.
  5. Problemas físicos o de comprensión. A veces también pueden existir problemas de este tipo que dificultan la lectura, pero detectándose dichos problemas podremos establecer alternativas y tratamientos para solucionar o paliar dicho suceso.

Sonia Luna
Psicóloga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *