Curso Gratis La psicomotricidad infantil

Este curso online gratis de Carpe Diem “Curso Gratis La psicomotricidad infantil” le proporciona los conocimientos básicos sobre las funciones de la psicomotricidad como terapia.

Realizar este curso online gratis es muy fácil:
1. Estúdiese el temario que aparece a continuación.
2. Envíenos el formulario del final del temario con su nombre, apellidos y email, y las respuestas a las preguntas de evaluación.
3. Cuando haga ésto, podrá descargarse el diploma que aparece al final de esta página y completarlo con sus datos personales.

TEMARIO

La educación psicomotriz ha de ayudar al alumno a llegar a comprender significativamente su cuerpo y sus posibilidades motrices. Hemos de darle, pues, la importancia educativa requerida a la educación psicomotriz, la cual está relacionada directamente, además, con el desarrollo cognitivo del alumno.

La educación psicomotriz ha de contribuir a mejorar las posibilidades de acción y el desarrollo de las capacidades y habilidades de nuestros alumnos, sin olvidar nunca la perspectiva lúdica que ha de caracterizarla en la Educación Primaria.

Como conclusión, perseguiremos una educación psicomotriz participativa y marcada por la plena integración de todos los alumnos, siguiendo un camino que irá desde los conocimientos y capacidades globales a las específicas.

TEMA 1. FUNDAMENTOS BIOLÓGICOS Y FISIOLÓGICOS

En cuanto a la evolución biológica y fisiológica de los alumnos en las distintas etapas, hemos de concretar lo siguiente:

El alumno de 6 a 8 años:

  • Se constata un progresivo cambio estructural y funcional en el organismo infantil.
  • Es un periodo estable en el crecimiento
  • Se empieza a dar una proporcionalidad corporal (la cabeza pierde su tamaño predominante en relación al cuerpo: 1/6 de la longitud total del cuerpo).
  • El desarrollo psicomotor del alumno está en auge en esta etapa y debido a la variedad de las experiencias en las que participa el alumno se da un correcto aprendizaje motor.
  • La coordinación mejora considerablemente, lo cual se puede comprobar en la ejecución de movimientos básicos utilizados en variadas actividades y situaciones.

De 6 a 7 años

  • Se dan los siguientes fenómenos biológicos y fisiológicos en la evolución y desarrollo del alumno:
  • Deseo por la exploración y búsqueda de soluciones a problemas planteados y propuestas del docente.
  • Aumentan la atención y la concentración en tareas que les interesan.
  • Van distinguiendo progresivamente sus lados derecho e izquierdo de sus cuerpos.
  • Los desplazamientos y su ejecución se consolidan.
  • Se produce una mejora del equilibrio.

De 7 a 8 años, hemos de destacar que:

  • Se dan adquisiciones notables en el plano cognitivo y motor.
  • Se producen cambios cognitivos y afectivos acentuados en el alumno.
  • Se denomina como la edad de la inteligencia práctica, consiguiéndose un desarrollo de las habilidades motrices globales y manipulativas.
  • Se presentan un mejor equilibrio, autocontrol, expresividad y organización corporal, empezando a definirse y consolidarse la lateralidad y consiguiéndose un mayor control motor de las acciones.
  • Mejora notable de las coordinaciones.
  • Se ha de trabajar el equilibrio dinámico en el alumno, siendo potenciado éste por el docente.
  • Todavía aquí existen bajos niveles de resistencia y un desarrollo desigual de músculos, conllevando esto último desequilibrios en la coordinación.
  • En esta etapa el alumno puede disfrutar de una flexibilidad máxima, la cual irá decreciendo con la edad, dependiendo su evolución, entre otros factores, del entrenamiento que en cuanto a ella realice el alumno durante los años posteriores.

En definitiva, podemos decir que en esta etapa se han de desarrollar la identidad y la organización corporal del alumno, además de sus cualidades y habilidades básicas. Esto se hará por medio de actividades en las que se recorran espacios diferentes, se repte y salte, etc.

El alumno de 8 a 10 años:

  • El crecimiento en altura es más lento, aunque aumenta su crecimiento en anchura.
  • Se produce un incremento de la vitalidad del alumnado, el cual consigue dominar sus movimientos por medio de una motricidad orientada y voluntaria, que se acompaña del desarrollo de capacidades como la atención y el desarrollo cognitivo.
  • El objetivo educativo que el docente se ha de proponer en este periodo, dentro de la educación psicomotriz, es que el alumno llegue a conseguir controlar su propio cuerpo, además del movimiento de éste.
  • Es una etapa de la vida del alumno de estabilidad y consonancia en el crecimiento físico.
  • Mejoran los sistemas sensoriales, favoreciéndose la realización eficaz de los distintos movimientos a ejecutar por el alumno.
  • Se produce un refinamiento motriz, por medio de unas habilidades motrices superiores a las del periodo anterior.
  • En esta etapa no es recomendable el entrenamiento específico e intenso de la fuerza, aunque se dan mejoras en el rendimiento del alumno en tareas que requieran la aplicación de la fuerza.
  • La maduración neurológica del alumno afecta positivamente en su motricidad, estructurándose el esquema corporal.
  • Esta es la etapa conocida como del “pensamiento concreto y formal”.
  • Se realizan mejores aprendizajes motores, consiguiéndose, además, una representación mental dinámica y estática del cuerpo por parte del alumno.
  • Los progresos espaciales se hacen constar en sus desplazamientos y en el dibujo de figuras geométricas de todo tipo y forma.
  • El alumno percibe cada vez mejor la duración de los acontecimientos (perciben y estructuran mejor el tiempo).
  • Una de las finalidades del trabajo psicomotor en estas edades es la de conseguir la correcta equilibrarían en el alumno, gracias a la maduración neurológica que acontece en ellas.
  • Se refinan las coordinaciones corporales (lanzar, recibir, golpear o conducir, etc.), además de consolidarse la forma madura de lanzar (lanzamiento por encima del hombro, adelantando la pierna opuesta al brazo lanzador). Todo esto se mejoraría con la práctica por parte del alumnado al respecto.
  • Se dan unas recepciones correctas, variando la calidad y forma de éstas según el móvil lanzado.
  • El desarrollo del golpeo con el pie evoluciona correctamente, dependiendo de tres factores: el aprendizaje, la maduración y la práctica. Además, la mayor madurez neuromotriz favorece la ejecución del golpeo con instrumentos.
  • La mejora de la coordinación corporal, la cual se constata en las carreras que ejecuta el alumno, depende de la edad de éste y la práctica que lleve a cabo, dándose un incremento de su velocidad lineal.
  • Los saltos sobre superficies marcadas se realizan con gran precisión.
  • La práctica y factores como la maduración, experiencia y la motivación del alumno favorecen el aprendizaje, obteniendo efectos positivos en éste, como el incremento de la potencia muscular y su resistencia (el alumno posee mayor resistencia física y poder de recuperación).
  • El alumno demuestra tener mayor equilibrio que en etapas anteriores, además de un esquema corporal muy avanzado.

El alumno de 10 a 12 años:

  • En esta etapa de la evolución del alumno se dan notables transformaciones en su cuerpo, a la vez que podemos constatar las primeras manifestaciones de la pubertad con cambios en su morfología y el aumento considerable de su crecimiento en altura y peso.
  • Se producen modificaciones en su sus huesos (a nivel escapular en niños y a nivel pélvico en niñas).
  • En el sistema nervioso se constatan mejoras biológicas, aumentando su eficacia. Esto se acompaña de cambios hormonales en ambos sexos.
  • Los esfuerzos que realicen los alumnos han de adaptarse a sus posibilidades y estado funcional general, lo cual ha de ir en concordancia con el favorecimiento de su crecimiento y desarrollo funcional.
  • Se perfeccionan los recursos perceptivo-motrices, refinándose la percepción kinestésica y la capacidad de representación del cuerpo del alumno.
  • Su capacidad rítmica incrementa, pudiendo ajustar su ritmo corporal, de forma adecuada, al marcado por objetos, palmas, etc. Por tanto, hemos de dar importancia, en estas edades, a las actividades de carácter rítmico, las cuales son fundamentales en la educación psicomotriz.
  • El docente ha de ayudar al alumno a explorar sus posibilidades equilibradoras por medio de actividades que trabajen su equilibro, tanto el dinámico como el estático.
  • En la coordinación se produce un desarrollo muy intenso, lo cual afecta positivamente al control del cuerpo por parte del alumno y a la coordinación óculo – manual (lanzamiento / recepciones; anticipaciones a objetos lanzados).
  • Se constatan un patrón maduro en el golpeo de móviles y una gran capacidad para desplazarse con rapidez y de forma ágil (incrementan la velocidad general del cuerpo y su velocidad de reacción). Por tanto, reconocemos en el alumno un mayor control motor del cuerpo en el espacio.
  • En cuanto a los saltos, el patrón motor se vuelve eficiente. Además, entre los 9 y 10 años, mejora la coordinación en salto horizontal.
  • Se desarrolla la resistencia de manera adecuada en estas edades (posibilidad de realizar un esfuerzo de larga duración).
  • Este periodo es óptimo para el aprendizaje motor, lo cual supone la construcción de unas bases psicomotrices adecuadas para futuros aprendizajes deportivos.

TEMA 2. PERCEPCIÓN KINESTÉSICA

La percepción kinestésica es determinada a través de los movimientos del cuerpo y sentido muscular, peso y la posición de los diferentes segmentos  corporales. La conciencia de la posición tomada por las diferentes partes del cuerpo, sentidos corporales de contracción muscular, tensión y relajación son ejemplos de percepción kinestésica. La percepción kinestésica orienta la ejecución de los movimientos del cuerpo, involucrando tanto los movimientos finos como los gruesos.

Los niños son seres que cambian y aprenden con una gran rapidez. En ellos se encierra un potencial infinito. Para lograr sacar provecho de ello se requiere de condiciones adecuadas de aprendizaje. Los niños, a diferencia de los adultos, son seres con capacidades por desarrollar que deben ser vistos como una riqueza espiritual, social y material para cualquier sociedad. En ellos recae no sólo el futuro de nuestra sociedad sino del planeta. Por mucho tiempo la salud se ha interpretado como un estado de bienestar físico proporcionado por la ciencia médica. Sabemos que esto no es del todo verdad pues son muchos otros aspectos los que participan de la definición. El crecimiento es un aumento celular, en número y tamaño, que puede medirse de dos formas principalmente; la primera es la talla del niño como reflejo del crecimiento de su esqueleto y huesos. El segundo aspecto que se mide es el peso. Aquí también hay variaciones según la edad.

Los niños en edad escolar suelen mostrarse muy interesados en aprender cosas nuevas en todo momento. Los niños absorben conocimientos. Su capacidad de observación crece, y su habilidad para aprender de memoria está en el mejor momento

El sentido de los niños sobre su propia identidad aumenta, y son cada vez más conscientes de su propio sexo, es decir, de si son niñas o niños.

La psicomotricidad no sólo se fundamenta en una visión unitaria del ser humano, sino que cree haber encontrado la función que conecta los elementos que se pensaba separados del individuo humano, el cuerpo y el espíritu, lo biológico y lo psicológico. Esta función es el tono. “El tono debe ser considerado en su importancia fundamental porque, siendo el punto de referencia esencial para el individuo en la vida de relación, biológica, psicológica e incluso en la toma de conciencia de sí mismo, especifica una de las diferencias fundamentales que distinguen al ser vivo del ser no vivo”. (BOSCAINI 1993, 29). Por una parte, el tono muscular, ese estado de tensión constante y mantenida de los músculos estriados, es lo que mantiene la postura y posibilita el movimiento, su preparación, su ejecución, su ajuste, su mantenimiento, su transformación; ésta sería su función puramente motriz. Como base del movimiento configura las actitudes volviéndose intermediario entre el acto y la situación (interna o externa) que lo desencadena; esta sería su función cognitiva, ligada a la atención o reactividad cerebral. Además, el tono, tiene una función afectiva que es la regulación de las emociones. La tensión o distensión corporal guarda una estrecha relación, que nace de la experiencia evolutiva posibilitada por el equipamiento y la configuración neurológica del ser humano, con la vivencia y expresión de las emociones. “Esquemáticamente se podría decir que el tono que va a organizarse a nivel postural  está en gran parte ligado a la vida primitiva, a los deseos primarios, a la vida emocional, a la protocomunicación, al equilibrio, a la confianza y a la estabilidad de sí mismo tanto en el plano motor como en el psicológico; la organización tónica a nivel periférico es sobre todo la expresión de la vida cognitiva, asume un valor objetivo, es el indicador de la capacidad de control de sí mismo, de resolver los problemas de la vida y de la adaptación a la realidad. De esta manera, el tono representa al mismo tiempo una dimensión involuntaria pero también voluntaria del individuo, indica la realidad interna y externa del sujeto, expresa siempre el pasado, el presente y la anticipación del futuro. Es, en definitiva, el substrato, además de la función motriz, de los procesos emocionales y relacionales. Sin embargo, es preciso aclarar que la función tónica sola no basta para permitir al individuo ser un sujeto de comunicación; es preciso considerar tres elementos como indispensables para ello: la postura, el tono y el movimiento.” (BOSCAINI 1993, 31).

Por tanto, el tono postural del alumno es otro elemento de gran importancia a tener en cuenta en la educación psicomotriz, Cuando hablamos de la higiene postural nos referimos a la postura correcta que debemos adoptar, ya sea en un ejercicio estático (estar sentados), como en uno dinámico (elevar un objeto pesado). La higiene postural es muy importante en todas las actividades o trabajos, ya que si no se lleva a cabo de manera correcta puede provocar en nuestro organismo situaciones patológicas e incapacitantes, desde una escoliosis hasta un dolor agudo en el caso de la lumbalgia comúnmente conocido con el nombre de lumbago, lo cual deberemos considerarlo en cada una de las actividades que se desarrollen con los alumnos.

TEMA 3. JUSTIFICACIÓN DE LA EDUCACIÓN PSICOMOTRIZ COMO CONTENIDO

  • Con la educación psicomotriz se logra acentuar el aspecto educativo de la enseñanza a través del movimiento.
  • Se pretende el desarrollo de las cualidades motrices y psíquicas del alumno, además de su desarrollo íntegro.
  • Los movimientos pueden ayudar al alumno en la apropiación de conceptos abstractos (el movimiento del alumno por el espacio le ayuda en la comprensión de nociones espaciales, como la distancia, proximidad, etc.)
  • La educación psicomotriz busca lograr sus objetivos educativos a través del movimiento, por medio de diferentes métodos y desarrollando contenidos diversos. Esto ayudará a que el alumno alcance una autonomía mayor y unos adecuados conocimientos, además de la adaptación a sus posibilidades y capacidades corporales.
  • Se parte de una confianza en el alumno, potenciando su participación activa por medias las experiencias y vivencias educativas.
  • La generalización de los aprendizajes adquiridos es una realidad. Los comportamientos motores aprendidos por el alumno se podrán aplicar a situaciones futuras en las que las condiciones del medio y la actividad cambien.
  • Las experiencias psicomotoras serán las que inicialmente favorezcan el desarrollo de las capacidades del niño, por lo que la estimulación que reciba éste ha de ser la más adecuada, debiendo estar organizada y planificada.
  • Todo lo anterior justifica, por tanto, la necesidad de la inclusión de la Educación Psicomotriz en el marco educativo, siempre como constructora de una base de conocimientos, destrezas, habilidades, etc., para el aprendizaje cognitivo y motor del alumno durante periodos posteriores.
  • Sus medios y herramientas educativas se basan en el movimiento variado (simples, complejos, naturales, construidos, etc.), estando basados los objetivos educativos en la consecución, desarrollo o potenciación de un comportamiento motor.
  • La observación y evaluación, por parte del docente, de las conductas motrices de sus alumnos, puede ser de gran ayuda y orientación en la detección y prevención de posibles deficiencias en éstos.
  • Se tendrán en cuenta las características psicológicas y del desarrollo del alumno a la hora de adaptar las actividades que se realizan al nivel de maduración de éste, así como a sus capacidades y destrezas reales. Por tanto, deberemos de adaptar contenidos, metodologías, actividades y evaluaciones a las características y necesidades educativas del alumno, siempre por el bien de los adecuados procesos de enseñanza – aprendizaje desarrollado en el marco de la educación psicomotriz.
  • Se hacen constar varias corrientes educativas a la hora de tratar la psicomotricidad y su aplicación en educación:
  • La psicocinética de J. Le Boulch: el movimiento como material pedagógico y como objetivo primordial un mejor conocimiento del hombre de sí mismo.
  • La concepción psicopedagógica de Pic y Vayer: normalizar o mejorar el comportamiento del niño.
  • La educación vivenciada de Lapierre y Acouturier: psicomotricidad como punto de partida de la educación a partir del movimiento corporal.

TEMA 4. LA EDUCACIÓN PSICOMOTRIZ EN EL DISEÑO CURRICULAR

Podemos utilizar una de las posibles definiciones de la educación psicomotriz para llegar a concebir ésta como: la técnica o conjunto de técnicas que tienden a influir en el acto intencional o significativo, para estimularlo o modificarlo, utilizando como mediadores la actividad corporal y su expresión simbólica.

El objetivo, por tanto, de la psicomotricidad es aumentar la capacidad del alumno para interaccionar con el entorno. (Gª Núñez y Fernández Vidal ;1994).

Por tanto, podemos decir que las características de la educación psicomotriz son:

  • El desarrollo de la persona.
  • La mejora de conductas.
  • Base en el movimiento.

En función de ellas, entenderemos la educación psicomotriz como “la disciplina que respetando las características evolutivas de los alumno, facilita el desarrollo motor, psíquico y afectivo, creando las bases para la construcción de habilidades y aprendizajes más complejos”.

La educación psicomotriz de nuestros alumnos ha de ser abierta, autónoma, y experimental, además de estar en continua renovación didáctica y pedagógica, debiendo apoyarse en una investigación permanente.

Entre sus objetivos podemos encontrar los siguientes:

  • Desarrollo de conductas motrices, buscando el autoconocimiento del alumno y su adaptación progresiva a diferentes situaciones educativas.
  • Potenciar y mejorar las capacidades perceptivas del alumno.
  • Efectivizar habilidades y capacidades coordinativas, además de la transferencia de los aprendizajes llevados a cabo con el alumno.
  • El dominio, por parte del alumno de su equilibrio.
  • El gusto de nuestros alumnos por la actividad física.
  • Potenciación y favorecimiento del enriquecimiento motriz en el alumno.

En cuanto a los contenidos que pretende desarrollar dentro de los procesos de enseñanza – aprendizaje:

  • Se ha de utilizar el juego como herramienta y estrategia metodológica educativa, a la vez que como objeto de estudio.
  • El alumno ha de alcanzar un conocimiento corporal correcto y adecuado a sus posibilidades.
  • El alumno se ha de desarrollar en todas las áreas dentro de un contexto global de salud.

TEMA 5. EVALUACIÓN

Valoración y calificación del proceso educativo, cuyo objetivo es ofrecer la información necesaria para mejorar dicho proceso.

La Educación Psicomotriz es una materia que ha de impartirse, por sus posibilidades educativas, en el contexto escolar. Sin embargo, en muy pocas ocasiones observamos una formación adecuada, debido a la práctica psicomotriz efectuada por un solo educador, sin apoyo alguno, lo que le impide la corrección de actitudes posturales o motrices incorrectas. También es habitual que no se efectúen intervenciones correctivas o del desarrollo de la psicomotricidad como bases fundamentales de probables dificultades de aprendizaje.

Por tanto, sería conveniente una adecuada formación del docente en esta área de conocimiento, el cual deberá saber aplicar, de forma lo más efectiva posible, elementos del currículo como: contenidos, metodologías, evaluación, actividades, etc.

TEMA 6. LAS HABILIDADES PERCEPTIVAS

La educación sensorial busca el conocimiento del alumno de sí mismo y del entorno. Por tanto, en los primeros años, la educación escolar irá dirigida a la educación de los sentidos, lo cual estará sobre la base de cualquier aprendizaje futuro.

La educación sensorial, dentro del marco de la psicomotricidad, tiene las siguientes posibilidades educativas:

  • Los sentidos son vías de toma de conciencia, por parte del alumno, de su propio cuerpo, además de sus posibilidades y límites. A través de ella los alumnos aprenderán a discriminar estímulos, atendiendo sólo a aquellos importantes para su aprendizaje. Todo esto permitirá dar respuestas a los distintos problemas motrices que se presenten en las experiencias educativas del alumno.
  • Una buena educación de los sentidos contribuirá a una adecuada economía de esfuerzos por parte del alumno.

Existen las siguientes categorías de sensaciones:

  • Sensaciones interoceptivas: información de los procesos internos del organismo.
  • Sensaciones propioceptivas: informan sobre la situación del cuerpo en el espacio y sobre su postura.
  • Sensaciones exteroceptivas: vista (entrenamiento de la agudeza visual y discriminación visual, seguimiento visual y su relación con la lectoescritura, memoria visual, estabilidad perceptiva, etc.), oído (educación de la discriminación auditiva; agudeza auditiva, seguimiento auditivo y memoria auditiva), tacto (discriminación táctil), gusto y olfato (son los que menos intervienen en el comportamiento motor).

El esquema corporal es la imagen mental o representación que cada uno tiene de su cuerpo, sea en posición estática o en movimiento, gracias a la cual puede situarse en el mundo que le rodea. Esta imagen del propio cuerpo se elabora a partir de múltiples informaciones de origen interno y externo.

Su elaboración se atiene a los siguientes principios o leyes: desarrollo y evolución (sigue las leyes de maduración nerviosa), ley cefalocaudal (desarrollo desde la cabeza a las extremidades) y ley proximodistal (desde el centro o eje central del cuerpo hasta la periferia).

Mediante la educación del alumno y su motricidad (habilidades perceptivas) podemos ayudarle a estructurar su esquema corporal (conocer y controlar su propio cuerpo, tanto en reposo como en movimiento).

El alumno podrá llegar a lo anterior por medio de actividades tales como: localización de partes del cuerpo, mostrar partes del cuerpo y nombrarlas, etc.

Esta educación en la estructuración del esquema corporal se puede realizar desde las distintas áreas de conocimiento y materias curriculares (Conocimiento del Medio, Matemáticas, etc.).

El tono postural caracteriza el estado del músculo. Es el elemento cualitativo del movimiento. Prepara el movimiento, fija la actitud, sostiene el gesto, mantiene la estática y la equilibrarían, etc. Para su práctica se requiere de actividades que se apoyen tanto en la tensión muscular, como en su relajación.

La ejecución de la actividad motriz requiere de un control del tono muscular adecuado a cada movimiento.

Cuando se actúa sobre el control tónico muscular, se está a la vez actuando sobre el control de la atención, tan necesaria para los aprendizajes escolares.

Así, en el cuerpo humano encontramos tres ejes importantes: el eje vertical (corresponde con la columna vertebral), el eje horizontal (atraviesa la cintura y va de derecha a izquierda) y el eje transversal (atraviesa todo el cuerpo; permite rotación en el sentido de las agujas del reloj). El conocimiento de estos ejes es necesario para llegar a una correcta educación en la estructuración del esquema corporal.

La lateralidad se basa en la preferencia de utilización de una de las partes simétricas del cuerpo y las implicaciones que ello representa. Está relacionada con la lateralización cortical (maduración del sistema nervioso). Para la mayoría de los niños, su dominio queda definitivamente fijado sobre los seis años.

La educación psicomotriz del alumno ha de ser acorde al desarrollo de su lateralidad (lateralización cortical y dominio de un lado del cuerpo), con la finalidad última de evitar desajustes como: dificultades en la estructuración del esquema corporal, efectos negativos en la motricidad del alumno, etc.

El trabajo de la lateralidad podrá perseguir objetivos como: toma de conciencia de la simetría corporal, independización de segmentos corporales en los movimientos, etc.

La actitud se concibe como la forma de reaccionar el alumno frente a un estímulo constante: la fuerza de la gravedad (postura). Ésta la mantenemos gracias a la actividad tónica (mantenimiento de la postura). Además, para mantener una determinada postura, el organismo deberá realizar las variaciones necesarias en el tono muscular, a la vez que se mantiene el correcto equilibro corporal.

La educación de la actitud mejorará ineludiblemente las capacidades motrices del alumno (efectividad de las ejecuciones motoras). Ésta, realizada de forma correcta, podría aportar beneficios tales como: prevención de desviaciones en la columna vertebral, la educación de la respiración y la relajación, conocimiento de las partes corporales, incremento del equilibrio, etc.

El control de la respiración por parte del alumno le ayudará a conocer mejor su propio cuerpo y los fenómenos que en él intervienen. Su tratamiento permitirá mejorar la motricidad del alumno, en cuanto que permitirá una mayor resistencia al ejercicio físico y una ayuda al control tónico y la relajación. Para la educación de la respiración el alumno deberá conocer, percibir, interiorizar y controlar las distintas formas que puede adoptar la acción de respirar (vías respiratorias, fases, etc.). La educación de la respiración puede ir acompañada de la educación de la relajación en el alumno.

Por medio de la relajación el alumno podrá conocer mejor su propio cuerpo, a la vez que su motricidad se verá favorecida por medio de un mejor control muscular. Por tanto, la relajación consiste en una expansión voluntaria del tono muscular acompañado de una sensación de reposo. Por tanto, en su educación por medio de la psicomotricidad, debemos buscar los siguientes objetivos: el equilibrio tónico y emocional, la adaptación y regulación del tono de la acción, la disminución de las tensiones y la reducción de la hipertonía. En su educación nos podremos proponer, además, objetivos tales como: percibir globalmente el cuerpo en reposo y en movimiento, en tensión y relajación, etc. Se hace constar, por tanto, la gran relación existente entre la relajación y la respiración.

TEMA 7. SENSACIONES Y OTROS CONCEPTOS CLAVES

SENSACIONES INTEROCEPTIVAS

Información de los procesos internos del organismo.

SENSACIONES PROPIOCEPTIVAS

Informan sobre la situación del cuerpo en el espacio y sobre su postura.

SENSACIONES EXTEROCEPTIVAS

Vista (entrenamiento de la agudeza visual y discriminación visual, seguimiento visual y su relación con la lectoescritura, memoria visual, estabilidad perceptiva, etc.), oído (educación de la discriminación auditiva; agudeza auditiva, seguimiento auditivo y memoria auditiva), tacto (discriminación táctil), gusto y olfato (son los que menos intervienen en el comportamiento motor).

ESQUEMA CORPORAL

Imagen mental o representación que cada uno tiene de su cuerpo, sea en posición estática o en movimiento, gracias a la cual puede situarse en el mundo que le rodea.

TONO

Caracteriza el estado del músculo. Es el elemento cualitativo del movimiento.

LATERALIDAD

Se basa en la preferencia de utilización de una de las partes simétricas del cuerpo y las implicaciones que ello representa.

ACTITUD

Se concibe como la forma de reaccionar el alumno frente a un estímulo constante: la fuerza de la gravedad (postura).

RELAJACIÓN

Consiste en una expansión voluntaria del tono muscular acompañado de una sensación de reposo.

A continuación expondremos posibles actividades a desarrollar en sesiones de educación psicomotriz, en las cuales se trabajen con el alumno los elementos anteriormente señalados:

PERCEPCIÓN ESPACIAL

A medida que el alumno va ampliando su campo de desplazamiento, en el aprendizaje psicomotriz, entra en contacto con espacios nuevos para él, los cuales deberá de ir dominando progresivamente, ayudado siempre por una maduración del sistema nervioso y por las experiencias educativas vividas.

El niño pasa de vivir afectivamente el espacio, en función de sus necesidades, a aprender a reconocer las figuras geométricas e incluso a reproducirlas en dibujos (esto último de los 3 a los 7 años)

La educación espacial del alumno pretende que éste organice su espacio (en el que vive y se mueve), tomándose a sí mismo como referencia o bien a otra persona, y además, que utilice sus experiencias espaciales de forma provechosa educativamente hablando.

La organización del espacio más efectiva, por parte del alumno, y por tanto su educación, permitirá efectivizar las acciones motrices de éste.

La organización espacial que posea el alumno puede influir en aprendizajes escolares básicos como: lectoescritura, matemáticas, etc.), viéndose éstos, sin duda, favorecidos con su educación.

Los objetivos que se pueden proponer en la educación espacial del alumno, los cuales dependerían de la edad de éste, pueden ser los siguientes:

  • Apreciar el espacio corporal.
  • Realizar localizaciones espaciales.
  • Adquirir nociones de orden, dispersión, proximidad, etc.
  • Proyectar la lateralidad en el espacio.

DESPLAZAMIENTO

Acción de mover o sacar a alguien o algo del lugar en que está. Trasladarse, ir de un lugar a otro.

PERCEPCIÓN

Sensación interior que resulta de una impresión material hecha en nuestros sentidos

ESPACIO

Distancia entre dos cuerpos. Distancia recorrida por un móvil en cierto tiempo. Extensión que contiene toda la materia existente

A continuación expondremos posibles actividades a desarrollar en sesiones de educación psicomotriz, en las cuales se trabajen con el alumno los elementos anteriormente señalados:

PERCEPCIÓN TEMPORAL

La percepción temporal la podemos definir como la percepción del tiempo, o toma de conciencia de la realidad, a partir de los cambios o hechos que suceden.

La estructuración temporal posee dos componentes: el orden (puntos de referencia que suponen los cambios que suceden; aspecto cualitativo) y la duración (es el tiempo físico, medido en minutos, segundos, etc., que separa dos puntos de referencia temporales; aspecto cuantitativo).

El alumno fundamenta su organización temporal en función de la percepción del orden y la percepción de la duración.

El alumno que realiza una acción motriz debe prever su duración, la distribución de los componentes de dicha acción a lo largo de un periodo de tiempo y hallar  el ritmo de ejecución óptimo. Éste podrá acceder a las nociones temporales a partir del movimiento, las sucesiones de las acciones, la velocidad a la que son realizadas, etc., siendo éstos puntos de referencia que el alumno utilizará para evaluar la duración de una actividad o evento.

Por tanto, buscaremos una mejora de la organización temporal, para favorecer la realización de movimientos, y además, utilizaremos el movimiento para permitir que el niño descubra las nociones temporales.

Mediante el ritmo y sus manifestaciones el alumno puede “hacer visible” la ocupación temporal de un determinado movimiento o acción (posibilidades educativas de la música).

Para favorecer el proceso de organización temporal en el alumno deberemos incidir en los diferentes aspectos temporales que afectan a su movimiento. Por ello, las actividades que se planteen deberán permitir: la adquisición de las nociones antes, durante y después, la percepción de la duración, la percepción de la duración de la pausa, la apreciación de estructuras rítmicas, etc. En relación a la organización espacio – temporal posibilitaremos la apreciación de velocidades, aceleraciones, etc.

El ritmo permite estructurar temporalmente las diversas secuencias del movimiento (capacidad de organización temporal). El ritmo individual consta de preparación (fase de impulso para realizar el movimiento), fase de acción (movimiento mismo) y fase de relajación (parte final del movimiento).

El ritmo, dentro de la educación psicomotriz, forma parte de la coordinación motriz. Su desarrollo contribuye al desarrollo del sentido del tiempo y del espacio, debido a la relación estrecha que mantienen. Su educación puede perseguir diversos fines: distinción entre diferentes velocidades, distinción de diferentes intensidades de sonido, distinción de frases musicales, etc. Los medios utilizados para su desarrollo son: las percusiones, las palabras, la música, los movimientos, etc.

TEMA 8. RITMO

Un ritmo es la división perceptible del tiempo o del espacio en intervalos iguales. Para el caso de la música es la sucesión regular de los tiempos fuertes y débiles, ordenación y proporción de los sonidos en el tiempo.

TEMA 9. LAS HABILIDADES COORDINATIVAS (BÁSICAS). LA COORDINACIÓN.

A continuación expondremos posibles actividades a desarrollar en sesiones de educación psicomotriz, en las cuales se trabajen con el alumno los elementos anteriormente señalados:

La coordinación es de carácter neuromuscular y supone la participación dinámica o estática de todos los segmentos del cuerpo. Tiene su base en la concurrencia de distintos factores: fuerza, velocidad, resistencia y flexibilidad, todos los cuales han de ser desarrollados progresivamente de forma global.

El alumno ha de participar activamente en actividades globales, con toda la espontaneidad, experimentando y sintiendo su cuerpo como un todo. La imagen corporal que irá elaborando progresivamente, más adelante podrá integrarse con el espacio y el tiempo.

Las actividades de desplazamiento, saltos, giros, de equilibrio y de agilidad o destrezas son las que contribuyen con mayor énfasis a desarrollar las habilidades coordinativas.

La coordinación y el equilibrio se consideran como capacidades de soporte para el desarrollo de las habilidades. Estas capacidades se ponen en juego en cualquier acción motriz de nuestros alumnos.

Una de las posibles definiciones del concepto “coordinación” sería la propuesta por Ukran: “Es la sincronización precisa en los movimientos de las diferentes partes del cuerpo en relación al tiempo y el espacio”.

La coordinación es un factor fundamental en el proceso de estructuración espacio – temporal, tanto respecto del propio cuerpo como del mundo que rodea al sujeto.

Un desarrollo del esquema corporal del alumno, unido a un óptimo conocimiento y control de su cuerpo, favorecerá un desarrollo más profundo de la coordinación. Existen dos tipos de coordinaciones:

  • Coordinación dinámica general: interacción y buen funcionamiento entre el Sistema Nervioso Central y la musculatura esquelética en movimiento. Dominio global del cuerpo. Buena motricidad de todo el cuerpo en general.
  • Coordinación oculosegmentaria: lazo entre el campo visual y la motricidad fina de la mano o de cualquier parte del cuerpo.

Al trabajar las coordinaciones con nuestros alumnos pretendemos:

  • Desarrollar y enriquecer al máximo las posibilidades de reacción de éstos.
  • Aumentar su libertad y facilidad de movimientos, favorecer lanzamiento y recepciones, etc.
  • Mejora de la eficacia global de la fuerza muscular, la velocidad, la resistencia y la flexibilidad.

Dentro de estas habilidades coordinativas tenemos:

  • Los desplazamientos: son tareas basadas en el traslado del cuerpo de un lugar a otro. Se constituye en un instrumento básico de exploración de su entorno. Deberemos incrementar al máximo las vivencias del niño por medio del salto, trepando, reptando, corriendo, etc. La marcha es la forma natural de locomoción vertical cuyo patrón motor se caracteriza por una acción alternada y progresiva de las piernas y un contacto continuo con la superficie de apoyo. La carrera es una forma enérgica de locomoción y una ampliación natural de la habilidad de andar. Es una serie de saltos bien coordinados en la que se da una fase de suspensión del cuerpo, en la cual no existe ningún apoyo en el suelo. Saltar es una habilidad motora en la que el cuerpo se suspende en el aire debido a un impulso de una o ambas piernas, cayendo sobre uno o ambos pies. Es un tipo de desplazamiento cuya fase aérea es la principal. Sus fases son: fase previa en apoyo – impulso – despegue – vuelo – caída.

Los objetivos perseguidos en psicomotricidad con respecto a los saltos son: lograr que el alumno domine el salto (longitud, altura, etc.), variando las posibilidades de salto, encadenando saltos, utilizar la imitación en sus aprendizajes, modificar las actuaciones  en saltos en función del medio (saltar arriba, abajo, etc.). Por último, los alumnos pueden realizar giros con su propio cuerpo y rotarlo en el espacio. Esto compromete la capacidad de respuesta global del alumno, siendo un instrumento que le ayudará a mejorar el conocimiento del propio cuerpo. Son cualquier rotación, con o sin desplazamiento, que tenga como centro un eje del cuerpo humano. Están relacionados íntimamente con los sentidos cinestésicos y el equilibrio.

El equilibrio lo podemos definir como la capacidad de mantener el centro de gravedad dentro de la base de sustentación del cuerpo. Sea cual sea la acción motora del alumno, se verá comprometida su capacidad de mantener la postura. Por ello los equilibrios serían aquellas respuestas que ha de dar el alumno para conseguir el mantenimiento de dicha postura. Existen dos tipos de equilibrio: el equilibrio estático (habilidad o facultad del individuo para mantener el cuerpo en posición erguida sin desplazarse) y el equilibrio dinámico (habilidad para mantener la posición correcta que realizar, generalmente con desplazamiento). En su dominio intervienen tres factores: el centro de gravedad, la vista y el tono muscular. El centro de gravedad ha de coincidir con la base de sustentación del cuerpo, cayendo perpendicularmente (en espacio encerrado por los dos pies), estando situado dicho centro de gravedad, en la posición de pie, a la altura y por delante de la tercera vértebra lumbar).

Cada movimiento requiere de ajustes constantes del centro de gravedad para mantener la equilibrarían del cuerpo. La vista, el oído medio laberíntico y  los centros de equilibrio juegan un gran papel al respecto.

Las suspensiones son movimientos que se realizan sin el apoyo de los pies en el suelo, permaneciendo en el aire, de manera que el cuerpo se mantenga suspendido gracias a su apoyo, y a la ayuda de elementos materiales adecuados como: espalderas, picas (balanceos, suspensiones y volteos), barra fija (desplazamientos, balanceos y volteos), cuerdas de trepa, anillas, etc. Representan enormes posibilidades de experimentación motriz. En realidad, son una combinación de varios movimientos y habilidades básicas: los desplazamientos, los giros y equilibrios. Sus objetivos principales giran en torno al dominio del cuerpo en el espacio.

En cuanto a la coordinación visomotriz, dentro de ella tenemos la coordinación ojo – mano, enlazando el campo visual y la motricidad de la mano (juega un gran papel en ella la lateralidad definida) y la coordinación ojo – mano – pie, consistente en enlazar dichos segmentos corporales con el sentido de la vista, campos muy alejados unos de otros, lo cual representa una complejidad mayor para el alumno. Ésta última contribuye a la integración total del cuerpo y afianza el sentido de unidad corporal. La primera entraría dentro de las coordinaciones oculosegmentarias. Dentro de estas últimas tenemos:

  • Lanzamientos: habilidad básica que surge y evoluciona de los patrones manipulativos de la niñez temprana: alcanzar y soltar. En ellos intervienen procesos temporales, espaciales y la coordinación global. Los trabajaremos en educación psicomotriz para: obtener un afianzamiento motor a nivel de la acción, diversificar las respuestas motrices, desarrollar la capacidad de reacción del alumno, etc., y una vez incluidos en actividades deben ser: variados en longitud, ritmo y velocidad, siendo conveniente el que se varíen las condiciones externas cada vez que sea posible (superficies, objetos, etc.). Se relacionan estrechamente con las recepciones.

Las recepciones son cualquier gesto o movimiento que implique atrapar o recoger un objeto, ya sea parado o en movimiento. Con su trabajo, al igual que ocurre con los lanzamientos, se va a ver muy favorecido el desarrollo de la coordinación dinámica general, oculosegmentaria y la lateralidad. Es una habilidad básica derivada de los patrones motrices elementales de alcanzar, tomar y atajar. Para su efectividad se requiere una buena estructuración espacial y temporal en el alumno. Sus fines son los mismos que en los lanzamientos y su trabajo ha de ser posterior a la iniciación del de los lanzamientos, permitiendo que le niño experimente varias veces cada situación, variando las distancias, utilizando diferentes objetos, empleo del juego, etc.

TEMA 10. CINESTESIA

Cinestesia o kinestesia; etimológicamente significa sensación o percepción del movimiento. En medicina y en psicología, esta palabra alude a la sensación que un individuo tiene de su cuerpo y, en especial, de los movimientos que éste realiza; sensación principalmente facilitada por los propioceptores, por ejemplo los ubicados en la cóclea del oído interno, y la percepción de la movilidad muscular.

A continuación expondremos posibles actividades a desarrollar en sesiones de educación psicomotriz, en la cual se trabajen con el alumno los elementos anteriormente señalados:

TEMA 11. EL MATERIAL EN LA EDUCACIÓN PSICOMOTRIZ

En el ejercicio y práctica de la educación psicomotriz se pueden disponer de los siguientes tipos de materiales:

  • Material convencional:
    • Material pequeño o fungible: aros, picas, balones, pelotas de ritmo, cuerdas, mazas, etc.
  • Material inherente a salas, gimnasios, pistas polideportivas, etc.:
    • Material de salas o gimnasios: colchonetas, plinto, potro, bancos suecos, escalas, pizarra, anillas, etc.
    • Material de pistas y exteriores: canastas de baloncesto, postes de tenis y voleibol, porterías de fútbol, etc.
  • Material no convencional o de desecho:
    • Construido por los alumnos: maracas, pelotas cometa, siluetas, campanas, zancos, conos, etc
  • Otro material de desecho: toallas, telas, sacos, bolsas, papeles, tacos de madera, cinta aislante, etc
  • Material no convencional y alternativo: disco volador, palas, patines, bolos, bolas de petanca, etc
  • Otro material: video, diapositivas, transparencias, sillas y mesa de aula, material escolar diverso, etc.

La importancia del material en la educación psicomotriz reside, fundamentalmente, en que le permite al niño realizar experiencias múltiples, mediante las cuales va alcanzando el conocimiento concreto y preciso del medio ambiente que lo rodea, así como también proporcionar al niño la capacidad de poder crear y transformar su conocimiento en relación con ello.

Se tiene que tomar en cuenta de poder ofrecer al alumno un material acorde a las actividades a realizar, teniendo en cuenta que todo esto, dependerá básicamente del progreso físico, intelectual, motor, social e intelectual del niño.

El material a utilizar debe de ser de un tamaño proporcional con el fin de facilitar en el alumno la manipulación, además de tener colores vivos para llamar la atención de éste y tener en cuenta que sean seguros, es decir, irrompibles, no tóxicos y lavables.

METODOLOGÍA

Para conseguir los objetivos que nos propongamos en un momento dado, dentro de la educación psicomotriz de nuestros alumnos, debemos tener en cuenta el aspecto metodológico, como factor favorecedor o desfavorecedor de dicho proceso de enseñanza.

Los alumnos han de participar activamente en sus aprendizajes, conociendo en cualquier momento qué van a aprender y cómo lo van a hacer, además, el docente ha de ser guía y motivador en el proceso de enseñanza – aprendizaje de sus alumnos, ofreciendo una variedad de experiencias educativas y materiales de aprendizaje.

Por tanto, la educación psicomotriz ha de cumplir los siguientes principios educativos:

  • Ser flexible: Permitiendo ajustar propuestas a ritmos individuales de alumnos y alumnas.
  • Ser activa: el alumno y la alumna son los protagonistas de su propia acción.
  • Participativa: favoreciendo el trabajo en equipo para fomentar así el compañerismo y la cooperación.
  • Ser inductiva: favorecerá el autoaprendizaje, de manera que el alumno sea capaz de resolver planteamientos motrices, organice su propio trabajo, constate su mejora, etc.
  • Ser integradora: aglutinar en un solo proceso las técnicas, habilidades y destrezas tratadas por medio de la psicomotricidad.
  • Ser lúdica: el juego ha de ocupar la mayor parte de la actividad del alumno.
  • Ser creativa: las propuestas han de estimular la creatividad en el alumnado, huyendo de modelos fijos, estereotipados o repetitivos.

En cuanto a los estilos de enseñanza, éstos se pueden definir como “modo o forma que adoptan las relaciones didácticas entre los elementos personales del proceso educativo, tanto a nivel de técnica y comunicación, como a nivel de organización de la clase y relaciones afectivas” (M. Ángel Delgado).

Éstos nos dan diferentes posibilidades a la hora de aplicar el proceso de enseñanza y obtener, por tanto, respuestas en los alumnos.

En la educación psicomotriz se pueden dar los siguientes estilos de enseñanza:

  • El mando directo: se emplean advertencias por medio de imágenes o por medio de explicaciones analíticas de las tareas a realizar. Se les aporta a los alumnos un tiempo de reflexión para que puedan comprender la explicación. A continuación, se les da la orden a los alumnos para que comiencen la tarea, marcándose el ritmo y la cadencia del ejercicio por parte del docente. En la enseñanza de tareas, existen cuatro fases: demostración, explicación, ejecución y corrección. Se considera la ejecución como la fase más importante. Relación de tipo autoritario y de sentido único entre profesor y alumno.
  • La asignación de tareas: desarrollar en el alumno una autonomía de comportamiento que le sirva para favorecer cierta individualización de las actividades. Cambio de relación entre el docente y el alumno. Se da importancia a las diferencias individuales de los alumnos (cualidades y velocidad de aprendizaje). Una parte del aprendizaje se efectuará sin la intervención directa del docente, transfiriéndose algunas decisiones al alumno, a la hora de realizar ciertos ejercicios o actividades. El docente decide, planifica y evalúa, y además, determina los objetivos. Por otra parte, el alumno se hace cargo de responsabilidades tales como: el ritmo de las actividades, propuestas, periodos de pausa, etc.
  • Enseñanza recíproca: aquí se traslada al alumno la función evaluadora dentro del proceso de enseñanza –aprendizaje, siéndole proporcionado los criterios específicos que le habiliten para detectar y corregir errores en el compañero. Los alumnos reciben, en definitiva, “feedback” de sus compañeros en la realización de las tareas. El alumno descubre las incorrecciones del compañero y el docente pone los medios para corregirlos, aunque esto depende también de la práctica alcanzada por el alumno en las distintas actividades.
  • Grupos reducidos: la determinación de lo que hay que hacer viene determinada por el docente. Las decisiones en cuanto al nivel de desarrollo de las capacidades del individuo o del grupo para la realización de las actividades las marca el docente, aunque será el propio alumno quién determine la calidad real de la ejecución. Los grupos, generalmente, se constituyen en tríos (un observador, un ejecutor y un escribiente). La evaluación viene determinada por los alumnos (observadores) y su participación en el aprendizaje le aporta motivación. El contacto con los alumnos es elevado. El material lo determina el profesor y es fijo.
  • Enseñanza individualizada: la tarea a realizar es dependiente de las capacidades del alumno, siendo el docente quién le marque las pautas de trabajo. La evaluación corre a cargo del propio alumno, su motivación es intrínseca y la práctica será distribuida. El alumno, además, podrá tener la posibilidad y la libertad de poder seleccionar el lugar donde realizar la tarea programada
  • Resolución de problemas: consiste en plantear al alumno un problema para que lo resuelvan. Generalmente se presenta una situación algo incompleta, completando la situación el alumno descubriendo o creando algo nuevo. El problema debe poder resolverse a través de más de un camino o vía. Las demostraciones no deben contestar al problema en cuestión, asegurándose la creatividad e innovación del alumno a la hora de llegar a soluciones acertadas. Se le prestará a los alumnos la ayuda que precisen. Sus ventajas son: propicia espontaneidad y creatividad de los alumnos, los alumnos descubren por sí solos los movimientos básicos, cada alumno trabaja según sus posibilidades y, además, piensan, etc. En cuanto a sus desventajas: aprendizaje lento, disminuye la actividad, etc.
  • Descubrimiento guiado: se mueve también en el marco de los problemas, constituyendo un proceso inductivo. El alumno actúa de manera individual y de forma flexible, aunque con ciertas restricciones establecidas por el docente. Son sus características y componentes más significativos: las sugerencias, el problema, la flexibilidad y la espontaneidad. El alumno desarrolla la actividad intelectual junto a la motriz. El alumno, a medida que aprende, va descubriendo cosas que le van acercando a un conocimiento más completo, además de a las soluciones buscadas en los problemas planteados. El docente nunca dará la respuesta, esperará siempre que sea el alumno quién la de y, posteriormente, la reforzará. Posee ventajas como: aumento de la capacidad de análisis del alumno, es motivante, promueve la espontaneidad y la creatividad, se individualiza la enseñanza, mayor contacto y comprensión profesor – alumno. En cuanto a sus desventajas: aprendizaje lento, posibilidad de malas interpretaciones técnicas, disminuye la actividad, etc.

TEMA 12. ESTILOS DE ENSEÑANZA

Modo o forma que adoptan las relaciones didácticas entre los elementos personales del proceso educativo, tanto a nivel de técnica y comunicación, como a nivel de organización de la clase y relaciones afectivas (M. Ángel Delgado).

Los estilos de enseñanza participativos se pueden definir como un conjunto de estilos de enseñanza que se caracterizan fundamentalmente por la participación directa de los alumnos en el proceso de enseñanza – aprendizaje.

En cuanto a sus características:

  • Una mayor emancipación de los alumnos.
  • Mayor toma de decisiones.
  • La edad.
  • Tipo de tarea.
  • Responsabilidad del grupo.

Sus objetivos educativos serían los siguientes:

  • Implicar más a los alumnos en el aprendizaje.
  • Conceder mayor libertad al alumno en su camino hacia la independencia, autonomía, la emancipación.
  • Impartir un mayor número de conocimientos de los resultados.
  • Ofrecer un conocimiento de los resultados de forma inmediata.
  • Facilitar la labor del profesor.
  • Aprendizaje más eficaz.

Modelos de enseñanzas dentro del estilo participativo

Además de estilos participativos como los que hemos nombrado anteriormente: grupos reducidos, enseñanza recíproca, etc., hemos de tratar el siguiente estilo de enseñanza no tratado en el manual del curso:

MICROENSEÑANZA 

Participación máxima del alumno. Éste va a ejercer de profesor del resto de su grupo.

Características:

  • Acción directa del profesor sobre un núcleo básico central, que será el “alumno profesor”, ejerciendo éste una acción indirecta sobre el resto de los alumnos.
  • Los alumnos del núcleo básico central actúan como profesores de un grupo reducido de alumnos.
  • La información inicial se hace sobre ejecución, observación y organización de sus grupos.
  • La aplicación de la microenseñanza exige haber participado previamente en las modalidades anteriores (grupos reducidos, enseñanza recíproca, etc.), pues ésta engloba en definitiva a los otros tipos de modelos y estilos de enseñanza.
  • El alumno tiene que tener una participación pre y postactiva en la actividad.

Antes de la realización de las actividades programadas, los alumnos asignados como “profesores” se reunirán con el profesor y realizarán la sesión conjunta para una mayor organización y coordinación a la hora de poner en práctica las actividades.

TEMA 13. ORGANIZACIÓN

Las formas de organización del docente se corresponden con las distintas formas de organizar a los alumnos durante las sesiones como respuesta a diversas variables (tiempo, eficacia, seguridad, participación, etc.).

Por tanto, tenemos las distintas formas de organizar:

  • En gran grupo: los alumnos participan simultáneamente en un mismo proceso de enseñanza – aprendizaje.
  • Por grupos reducidos: dependiendo de las posibilidades y de las necesidades e intereses de los alumnos, éstos son divididos en grupos de trabajo que siguen orientaciones metodológicas adaptadas a sus necesidades y características particulares.
  • Por parejas: es una forma habitual de formación de grupos propicia para ciertas actividades en el trabajo de la psicomotricidad.
  • De forma individual: cada alumno ocupa un espacio de forma individual y no se establece ningún tipo de comunicación ni relación con los demás. Trabaja de forma autónoma.

Además, tenemos distintas formas de trabajo (libre, paralela, alternativa, etc.), ciertos tipos de formación (frontales, en círculo, en cuadrado, etc.) y variados métodos de práctica (manera en la que el profesor organiza la progresión de la materia, o sea, los contenidos de enseñanza, a lo largo de una o varias sesiones.

A continuación se le ofrecerán una serie de ejemplos de actividades, en el marco de la educación psicomotriz, las cuales están desarrolladas a partir de los tipos de organizaciones antes mencionados

  • EN GRAN GRUPO:
  • POR GRUPOS REDUCIDOS:
  • POR PAREJAS:
  • DE FORMA INDIVIDUAL:

OBJETIVOS DE CICLO DEL ÁREA DE EDUCACIÓN PSICOMOTRIZ

  • Objetivos del primer ciclo (de 6 a 8 años)
    • Nos podríamos proponer objetivos como: promover y fomentar la participación del alumno/a en actividades lúdicas y de todo tipo, favorecer la socialización del alumno dentro de las actividades psicomotrices, favorecer hábitos de cooperación y solidaridad, desarrollar las habilidades perceptivas por medio del juego, conocer la estructura corporal y sus principales segmentos (posibilidades de movimiento), desarrollar las habilidades coordinativas básicas, fomentar hábitos de higiene corporal, concienciar de la importancia de una correcta postura corporal, etc.
  • Objetivos del segundo ciclo (de 8 a 10 años)
    • En este ciclo, el docente ha de perseguir objetivos tales como: promover y fomentar la participación del alumno/a en actividades lúdicas, eliminando conductas discriminatorias y antisociales, reconocer e interiorizar determinadas secuencias rítmicas, seguir trabajando las habilidades coordinativas básicas, conseguir adaptar los movimientos corporales a las circunstancias y condiciones de cada situación particular, seguir desarrollando y perfeccionando las habilidades perceptivas (elementos psicomotores básicos), empezar a valorar las propias limitaciones y posibilidades, autorregular y controlar los esfuerzos propios realizados en las actividades, etc.
  • Objetivos del tercer ciclo (de 10 a 12 años)
    • En este último ciclo de la Educación Primaria, en el desarrollo de una educación psicomotriz adaptada a las capacidades y niveles de aprendizaje y desarrollo de nuestros alumnos, contemplaremos los siguientes objetivos: favorecer hábitos de solidaridad y cooperación, tanto en actividades escolares como extraescolares, consolidar las habilidades coordinativas básicas, perfeccionar las habilidades perceptivas, además de la discriminación perceptiva, utilizar las capacidades físicas básicas y las destrezas motrices para la realización de actividades variadas, adecuar de forma correcta las respuestas motrices a las situaciones educativas y estímulos perceptivos, concebir la importancia de unas correcta higiene y salud corporal, etc.

SECUENCIA DE CONTENIDOS POR CICLOS

Hemos de tener en cuenta, a la hora de secuenciar los contenidos a desarrollar, el carácter global e integrador que caracteriza esta etapa educativa. De todas maneras, esta secuenciación ha de ser lo suficientemente flexible para poder ser adaptada  a diferentes alumnos y contextos educativos.

Podemos definir “contenido” como: “conjunto de conocimientos y habilidades necesarias a adquirir, para actuar y reaccionar frente al entorno a partir del momento en que éstos son percibidos por alumnos y profesor” (Domingo Blázquez).

A la hora de secuenciar los contenidos que va a desarrollar la educación psicomotriz de nuestros alumnos podemos utilizar los siguientes criterios

  • Respetar el momento evolutivo y de desarrollo físico y corporal del alumno.
  • Adecuar los contenidos a cada ciclo y a las experiencias previas de los alumnos (significatividad en el aprendizaje).
  • Elaborar gradualmente los contenidos (de lo general a lo particular; de lo sencillo a lo complejo).
  • Relacionar las categorías de contenidos.

Aspectos básicos del conocimiento del propio cuerpo y hábitos elementales de salud tiene una mayor importancia en los primeros ciclos de la etapa, cediendo progresivamente protagonismo a contenidos más complejos.

Se deberá prestar especial atención a las posturas de los escolares, además de la posibilidad de compensación y prevención por medio del movimiento, a la higiene corporal y del material utilizado, el calentamiento y la vuelta a la calma como actividades favorecedoras de los objetivos educativos que se programen, y por último, un dominio autónomo de los factores anteriormente mencionados por el alumno, al finales de esta etapa educativa.

Hemos de contemplar que la secuenciación y elección que hagamos de los contenidos, en cada una de las etapas educativas, en el desarrollo de la psicomotricidad de nuestros alumnos en cualquier área de conocimiento (Matemáticas, Música, Conocimiento del Medio, etc.), puede tomar como referencia de gran utilidad la secuencia que, de sus contenidos, realiza el área de Educación Física en cada uno de los ciclos de Educación Primaria. Esto viene fundamentado por el hecho de que dicha área tiene como una de sus bases de acción educativa a la psicomotricidad de los alumnos, y por tanto, nos podrá orientar de forma correcta a la hora de educar a nuestros alumnos y su psicomotricidad, en todas y cada una de las materias de conocimiento y contextos educativos que intervengan en el proceso educativo.

Por tanto, la secuenciación de contenidos de dicha área curricular es la siguiente:

SECUENCIA DE CONTENIDOS DEL PRIMER CICLO (de 6 a 8 años)

  • Conocimiento y Desarrollo Corporal: se trabajará el movimiento de manera que se favorezca una autonomía cada vez más real del alumno, el cual ha de conocerse y aceptarse a sí mismo. Se pretenderá el desarrollo de la desinhibición y la espontaneidad. Observaremos y evaluaremos las conductas motrices, con el fin de observar deficiencias y poder remediarlas. Se abarcarán los elementos psicomotores básicos, las cualidades motoras coordinativas, las habilidades básicas, las habilidades genéricas y la expresión corporal. Los alumnos deberán adquirir los patrones de movimientos básicos, construyendo a partir de ellos el resto de las habilidades motrices. Por tanto, se desarrollarán contenidos como: esquema corporal, lateralidad, estructuración espacial, el ritmo, conocimiento de los segmentos corporales y sus posibilidades de movimiento, la respiración y su identificación, exploración en el espacio, orden temporal y duración, etc. En definitiva, hemos de entender las cualidades motoras coordinativas como elementos cualitativos del movimiento (coordinación y equilibrio), siendo su desarrollo en los alumnos fundamental a la hora de servir de puente entre los Elementos Psicomotores y las Habilidades Genéricas y Básicas (aprendizaje hacia habilidades cada vez más complejas).
  • El juego: se utilizará como una herramienta que favorece el desarrollo y creación de conocimientos en los alumnos, siendo un componente importante dentro de los contenidos de cada ciclo educativo. Es una actividad que lleva al alumno a experimentar nuevas posibilidades a partir de experiencias anteriores. El alumno ha de disfrutar el juego y aceptar el papel a desempeñar en cada actividad. Existen juegos de tipo: sensorial, motor, expresivo, reglados y no reglados, etc., en los que el alumno deberá aceptar las normas colectivas y disfrutar en su aprendizaje.
  • Salud: durante este primer ciclo se pretenderá que el alumno desarrolle hábitos y actitudes críticas ante comportamientos poco saludables, aceptando y conociendo su  propia realidad física y corporal. Mediante la exploración de las posibilidades y limitaciones del movimiento, y atendiendo al aprendizaje de las Habilidades Básicas, se podrá favorecer la comprensión de medidas elementales de seguridad, en cuanto a la utilización del material y del espacio de realización de juegos y actividades físicas.

SECUENCIA DE CONTENIDOS DEL SEGUNDO CICLO (de 8 a 10 años)

  • Conocimiento y Desarrollo Corporal: durante este ciclo se continuará con el trabajo motor con el fin de favorecer una autonomía cada vez más real en el alumno, un respeto hacia su propio cuerpo y la confianza en sí mismo. Se continuará con el conocimiento de su propio cuerpo y el desarrollo de sus posibilidades de movimiento. Aquí se abarcará lo siguientes contenidos: cualidades motoras coordinativas, habilidades básicas, habilidades genéricas y expresión corporal. Por tanto, se desarrollarán contenidos tales como: los movimientos corporales simples (rotación, flexión y extensión), observación del tono muscular en diversas situaciones, la respiración, direcciones de movimiento, desplazamientos, etc. En definitiva, al mismo tiempo que la confianza y la autonomía se favorecerá el interés por aumentar la competencia motora propia del alumno, respetando siempre las características y necesidades educativas individuales. Además, se trabajarán las habilidades básicas para ir generando las genéricas (botes, golpeos, conducciones, fintas, intercepciones, caídas, volteretas, etc.).
  • El juego: en este ciclo, como en el reste de la Educación Primaria, en el desarrollo de la psicomotricidad de nuestros alumnos, se seguirán teniendo en cuenta las grande posibilidades educativas del juego para el aprendizaje y desarrollo, tanto nivel físico, como psicológico de nuestros alumnos. Las actividades lúdicas se adaptan al nivel madurativo del alumno, además de a sus intereses y necesidades educativas, incrementando su motivación por aprender y adquirir conocimientos, destrezas y actitudes. Se seguirán tratando los Temas Transversales y los valores por medio de la práctica educativa, las normas y su respeto, la valoración de las propias posibilidades, utilización de las habilidades básicas, práctica de juegos pre deportivos, etc.
  • Salud: se seguirá dando la importancia requerida a contenidos que propicien la valoración y aceptación, por parte del alumno, de la propia realidad corporal y el aprecio por la actividad física y psicomotriz, como medios para el disfrute y mejora de la salud corporal. Por tanto, se desarrollarán contenidos fundamentados en la localización topológica de músculos y articulaciones, conocimiento básico de los sistemas cardiocirculatorios y respiratorios, la relación entre la relajación y el equilibrio corporal y emocional, conocimientos de materiales didácticos, práctica de hábitos de limpieza y aseo personal, etc.

SECUENCIA DE CONTENIDOS DEL TERCER CICLO (de 10 a 12 años)

  • Conocimiento y Desarrollo Corporal: en este ciclo el desarrollo de las actividades deberá favorecer la seguridad, confianza en sí mismo y la autonomía personal, así como una disposición personal a la autoexigencia y autosuperación por parte del alumno. Se identificarán los segmentos corporales y sus posibilidades de tono muscular. Se comparara el ritmo respiratorio en diferentes situaciones educativas. Se tratarán los distintos ejes corporales y los movimientos que posibilitan. Se practicarán los giros y las diferentes posturas corporales saludables. Se aplicarán las habilidades básicas en predeportes y juegos de iniciación deportiva. Se experimentarán diferentes formas de lanzamiento y recepción.
  • El juego: resulta aquí de especial importancia la planificación, individual y en grupos, de diferentes tipos de sesiones de juegos, incidiendo en la valoración de lo positivo que tiene la labor de equipo en los procesos de aprendizaje. Se elaborarán normas y reglas en el desarrollo de las actividades. Se utilizarán las habilidades genéricas en situaciones de juego (botes, conducciones, etc.). Se aceptará, además, el nivel de destreza propio y el de los demás.
  • Salud: en este ciclo se continuará fomentando la aceptación de la propia realidad corporal y el aprecio por la actividad física y psicomotriz, como medios para el disfrute y mejora de la salud corporal. Se avanzará en el conocimiento de los sistemas de dirección y movimiento, además de en el conocimiento de los órganos y sistemas en relación con el movimiento y la psicomotricidad. El alumno ha de conocer de forma adecuada sus posibilidades y limitaciones anatómicas, funcionales y motoras. Se experimentará la relajación y sus técnicas, la alternancia de esfuerzos y descansos adecuados a las actividades psicomotrices. Se conocerán las medidas y normas básicas de seguridad y prevención de accidentes.

TEMA 14. CRITERIOS DE EVALUACIÓN POR CICLO

EVALUACIÓN EN EL PRIMER CICLO

  • Orientarse en el espacio, con relación a uno mismo, utilizando las nociones topológicas básicas (izquierda-derecha, delante-detrás, arriba-abajo, dentro-fuera, cerca lejos).
  • Sincronizar el movimiento corporal mediante estructuras rítmicas sencillas y conocidas.
  • Utilizar en la actividad corporal la habilidad de girar sobre el eje longitudinal y transversal para aumentar la competencia motriz.
  • Desplazarse en cualquier tipo de juego, mediante una carrera coordinada con alternancia brazo-pierna y un apoyo adecuado y activo del pie.
  • Haber incrementado globalmente las capacidades físicas básicas de acuerdo con el momento de desarrollo motor, acercándose a los valores normales del grupo de edad en el entorno de referencia.
  • Reaccionar ante las informaciones auditivas o visuales que llegan del entorno empleando el movimiento o los gestos (patrones motores, movimientos expresivos, gestos, inmovilidad).

EVALUACIÓN EN EL SEGUNDO CICLO

  • Utilizar las nociones topológicas para orientarse en el espacio con relación a la posición de los otros y de los objetos.
  • Reproducir estructuras rítmicas conocidas mediante el movimiento corporal o con instrumentos.
  • Saltar coordinadamente batiendo una o ambas piernas en función de las características de la acción que se va a realizar.
  • Lanzar con una mano un objeto conocido realizando un gesto coordinado (adelantar la pierna contraria al brazo de lanzar).
  • Haber incrementado globalmente las capacidades físicas básicas de acuerdo con el momento de desarrollo motor acercándose a los valores normales del grupo de edad en el entorno de referencia.
  • Representar, mediante escenificaciones o imitaciones, a personajes, objetos o acciones cotidianas, utilizando el cuerpo y el movimiento como medios de expresión.
  • Participar en las actividades físicas ajustando su actuación al conocimiento de las propias posibilidades y limitaciones corporales y de movimiento.
  • Respetar las normas establecidas en los juegos reconociendo su necesidad para una correcta organización y desarrollo de los mismos.

EVALUACIÓN DEL TERCER CICLO

  • Ajustar los movimientos corporales a diferentes cambios de las condiciones de una actividad tales como su duración y el espacio donde se realiza.
  • Proponer estructuras rítmicas sencillas y reproducirlas corporalmente o con instrumentos.
  • Anticiparse a la trayectoria de un objeto realizando los movimientos adecuados para cogerlo o golpearlo.
  • Botar pelotas de manera coordinada, alternativamente con ambas manos, desplazándose por un espacio conocido.
  • Haber incrementado globalmente las capacidades físicas básicas de acuerdo con el momento de desarrollo motor, acercándose a los valores normales del grupo de edad en el entorno de referencia.
  • Utilizar los recursos expresivos del cuerpo para comunicar ideas y sentimientos y representar personajes o historias reales e imaginarias.
  • Señalar algunas de las relaciones que se establecen entre la práctica correcta y habitual de ejercicio físico y la mejora de la salud individual y colectiva.

TEMA 15. DESARROLLO DE UNIDADES DIDÁCTICAS EN LA EDUCACIÓN PSICOMOTRIZ

El desarrollo de una unidad didáctica en la educación de los aspectos psicomotrices de nuestros alumnos, en la cual han de aparecer elementos curriculares como objetivos didácticos, contenidos, temporalización, intervención didáctica y actividades de enseñanza – aprendizaje, además de especificarse el nombre y la justificación correspondientes a la unidad didáctica a desarrollar.

Todas las metodologías, estrategias, temporalizaciones, actividades, etc., que constituyan la unidad didáctica a desarrollar por medio de la educación psicomotriz, han de tener en cuenta los principios y factores educativos en temas anteriores detallados, siempre por el bien y la productividad de los procesos de enseñanza – aprendizaje de nuestros alumnos y una educación psicomotriz fructífera en cuanto al desarrollo afectivo, cognitivo, psíquico y social de éstos.

TEMA 16. LA PSICOMOTRICIDAD COMO TERAPIA

El objetivo principal de la terapia psicomotriz es reconocer al ser humano que se va descubriendo y acompañarlo.

El docente que decida desarrollar la psicomotricidad de sus alumnos ha de  favorecer la adquisición de estrategias, con el fin de obtener un desarrollo global del niño. Es la figura de autoridad, confianza y seguridad que, desde la observación y la escucha activa, interviene en su función terapéutica.

La educación psicomotriz debe ser considerada como una educación de base en la escuela elemental. Ella condiciona todos los aprendizajes preescolares y escolares; éstos no pueden ser conducidos a buen término si el niño no ha llegado a tomar conciencia de su cuerpo, a lateralizarse, a situarse en el espacio, a dominar el tiempo, si no ha adquirido una suficiente habilidad de coordinación de sus gestos y movimientos. (Le Boulch, 1983:27). Le Boulch crea el método psicocinético, que se trata de un método general de educación que, como medio pedagógico, utiliza el movimiento humano en todas sus formas. (Le Boulch 1981:17).

En cuanto a la psicomotricidad destinada a la terapia de las deficiencias mentales, Todo ser humano se manifiesta, se hace patente a los demás, a través de su apariencia física. Todo contacto con el mundo exterior se establece desde la propia realidad corporal. El cuerpo es el nexo entre el mundo interior y el mundo circundante.

La experiencia vivida a partir del propio cuerpo (resultado de la interacción de lo intelectual y emocional), posibilitan una captación diferente del mundo, una aprehensión de conceptos que por haber vivenciado dejan una huella más profunda que los conocimientos meramente racionales.

En el desarrollo de las facultades sensoriales y mentales del niño de forman equilibrada, se le ayuda a formar las exigencias que los aprendizajes escolares le suponen, pero también se le expone un campo de libre expresión necesaria para cultivar su creatividad, su potencial interior y la interrelación activa y positiva con los demás.

En cuanto a los objetivos de la psicomotricidad en deficientes mentales, en los últimos años, se está dando una especial importancia a desarrollar una expresión y con ello, a potenciar la sensibilidad, las posibilidades creativas y la capacidad de descubrirse a sí mismo, manifestándose con espontaneidad y plenitud.

La educación psicomotriz, se dirige a favorecer la adquisición o a desarrollar las capacidades de temporales y espaciales, y la simbolización partiendo de la toma de conciencia y control del propio cuerpo, como base indispensable sobre la que se afirmará posteriormente la conciencia de estas nociones.

¿Por qué es fundamental el conocimiento y el control del cuerpo? Éste es un puente entre el “yo” y el mundo exterior. La relación entre cada ser y lo externo se materializa en la base de manifestaciones motrices y esa realidad exterior de sí mismo, empieza a conocerla a través de sus sensaciones y percepciones.

En definitiva, podemos decir que son infinitas las utilidades terapéuticas de una educación psicomotriz correctamente desarrollada.


Este curso gratis La psicomotricidad infantil, es totalmente gratuito, cuantos más suscriptores tenga el curso podremos dedicarle más recursos y mejores serán sus contenidos, ayúdanos compartiéndolo en LAS REDES SOCIALES.

————————————————————————————————–

PREGUNTAS DE EVALUACIÓN del curso gratis La psicomotricidad infantil:

1. En la etapa de los alumnos en edad de 6 a 7 años van distinguiendo progresivamente sus lados derecho e izquierdo de sus cuerpos.
Verdadero / Falso

2. En la etapa de los alumnos en edad de 8 a 10 años la coordinación mejora considerablemente, lo cual se puede comprobar en la ejecución de movimientos básicos utilizados en variadas actividades y situaciones.
Verdadero / Falso

3. El sentido de los niños sobre su propia identidad aumenta, y son cada vez más conscientes de su propio sexo, es decir, de si son niñas o niños.
Verdadero / Falso

4. Los niños en edad escolar pierden el interés en aprender cosas nuevas.
Verdadero / Falso

5. Cuando hablamos de la higiene postural nos referimos exclusivamente a la postura correcta que debemos adoptar en un ejercicio estático (estar sentados).
Verdadero / Falso

6. El comportamiento es un conjunto de respuestas que da un individuo a los estímulos que recibe de su entorno.
Verdadero / Falso

7. Las sensaciones interoceptivas informan sobre la situación del cuerpo en el espacio y sobre su postura.
Verdadero / Falso

8. La actitud se basa en la preferencia de utilización de una de las partes simétricas del cuerpo y las implicaciones que ello representa.
Verdadero / Falso

9. El ritmo combina los sonidos y el silencio conforme a los principios de la melodía, la armonía y el ritmo, siendo éstos sus elementos esenciales.
Verdadero / Falso

10. La cinestesia significa sensación o percepción del movimiento.
Verdero / Falso

Le agradecemos su buena disposición y esperamos que la formación adquirida en este curso gratis de La psicomotricidad infantil le sirva para crecer profesional y personalmente.Si necesita un diploma de este curso gratis de Psicomotricidad intantil, rellene  el formulario que aparece a continuación con su nombre, apellidos y email, y las respuestas a las preguntas de evaluación.
Cuando haga ésto, podrá descargarse el diploma en este enlace Diploma_curso_gratis_LaPsicomotricidadInfantil


Si además de este curso online gratis, necesita más diplomas para presentarlo como méritos para ofertas de empleo, avalados por Formación Carpe Diem, que certifiquen los conocimientos adquiridos, amplíen formación y complementen su Curriculum Vitae, puede realizar los siguientes cursos:

Todos los cursos gratis
Cursos con 60% de descuento (a 28€)
Cursos con 80€ de descuento (a 18€)
Cursos con ofertas
Cursos con diploma sellado por la Administración Pública
Cursos con título expedio por la Universidad Antonio de Nebrija

El Equipo de Formación Carpe Diem queda a su disposición para lo que necesite.

Un saludo,

www.formacioncarpediem.com
info@formacioncarpediem.com
alumnado@formacioncarpediem.com),
Teléfonos: 956 803346, 956 212980, 917 463335 -Fax (956 4888314)
Whatsapp 601320154

carpe

Curso Gratis “La psicomotricidad infantil”


8 Responses to Curso Gratis La psicomotricidad infantil

  1. María dice:

    Buenas tardes, he realizado el curso de la Psicomotricidad infantil y no me habéis mandado diploma ni nada al correo, y he pinchado en el enlace que pone para descargar el diploma después de realizar el curso, y sale el diploma pero con los apartados de los datos en blanco, entonces es como si no lo hubiera realizado.
    ¿Me podéis mandar al correo el diploma con mis datos?
    Gracias.

  2. CRISTINA NAVARRO PEÑA dice:

    Temario sencillo y entendible.

  3. Mónica dice:

    Estupendo curso, completo, entendible y con muchas ideas!

  4. FRANK EDWARD dice:

    Excelente, este curso esta bastante completo y aunque la psicomotricidad como estudio e investigación es muy extensa, felicito a vuestra empresa por esta iniciativa.

  5. SANDRA Romero Japon dice:

    Curso muy completo pero M e gustaría saber is hay alguna manera de descargarse el temario para tenerlo como recordatorio de concepto.

  6. yolanda lacarra guerendiain dice:

    Me ha parecido muy interesante pero quizás un poco didáctico y aunque es muy extenso, el contenido podía ser mas explicito y a la vez sencillo en las explicaciones ya que si se extiende con un lenguaje mas de aula practico pero en general, ha estado bien gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *