Curso gratis “El Trabajador/a social en la educación actual”

Este curso gratis de trabajo social de Carpe Diem, “El trabajador/a social en la educación actual” es un sencillo tutorial que pretende trasmitir la posición actual del trabajador social en el panorama educativo.
Este curso es gratuito y podrá descargar el diploma de haber asistido a esta jornada formativa.

Realizar este curso gratis de trabajo social “El Trabajador/a social en la educación actual” es muy fácil:
1. Estúdiese el temario que aparece a continuación.
2. Envíenos el formulario del final del temario con su nombre, apellidos y email, y las respuestas a las preguntas de evaluación.
3. Cuando haga ésto, podrá descargarse el diploma que aparece al final de esta página y completarlo con sus datos personales.

TEMARIO DEL CURSO GRATIS DE TRABAJO SOCIAL “El Trabajador/a social en la educación actual”

Curso gratis de educación infantil

Curso Gratis de Trabajo Social

En un momento convulso a nivel político y social y teniendo en cuenta que una nueva ley educativa está dando sus primeros pasos en nuestras escuelas vemos pertinente hacer un acercamiento a la figura del Trabajador Social y su labor profesional en el ámbito educativo, ya sea dentro o fuera de los centros.

Como disciplina relativamente novedosa –ya que no ha cumplido, como afirma Dolores Fernández en su artículo “Aproximación histórica a la trayectoria del trabajo social en el sistema educativo español”, los dos siglos de existencia-, el papel del Trabajador Social es todavía poco conocido, y mucho menos si hablamos desde el punto de vista de los centros escolares.

Como bien estudia la señora Fernández (2007), los trabajadores sociales llegan al sistema educativo español en los años 70 para ayudar a la población necesitada de atención o necesidades especiales y continuó así hasta la década de los ochenta en que se introduce el perfil del Trabajo Social en el Sistema educativo, formando parte del personal laboral que componía los entonces Equipos Multiprofesionales.

En la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo –LOGSE- y la Ley Orgánica de la Calidad de la Educación -LOCE- se concretó el perfil del Trabajo Social, y de sus atribuciones- aunque también ha sido relegado en algunas de ellas. En la LOGSE se definía al Trabajador Social dentro del ámbito escolar como “el profesional que de acuerdo con el proyecto educativo de centro colabora junto con los otros profesionales en favorecer el desarrollo integral de los alumnos, proporcionando elementos de conocimiento del alumnado y del entorno en los aspectos familiar y social e interviniendo en estas áreas cuando sea necesario”, pero siempre dentro del ámbito de la educación especial. Más tarde se crearon los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica constituidos por Psicólogos, Pedagogos y Trabajadores Sociales en los que estos últimos se ocuparían de que los centros educativos respondieran a las necesidades sociales del correspondiente sector, así como de asegurar los servicios sociales más estrechamente vinculados al sistema educativo.

La LOE, Ley Orgánica de Educación -2/2006 de 3 de Mayo- señala como algunos de sus principios fundamentales la calidad y la equidad y destaca la atención a la diversidad como un principio.

Vemos así que el Trabajo Social llegó al Sistema Educativo de la mano de la Educación Especial, pero a medida que los sistemas educativos van avanzando se ha ido ensombreciendo el papel del Trabajador Social.

Paula Obesos en su TFG de 2015 “La necesidad de la figura del educador/a social en los centros escolares” estudia cómo se ocupa la actual LOMCE de las competencias de los trabajadores o educadores sociales. Así, cada centro tiene la capacidad de identificar cuáles son sus fortalezas y las necesidades de su entorno, para poder tomar decisiones sobre cómo mejorar su oferta educativa y metodológica  y las Administraciones educativas dispondrán los medios necesarios para que todo el alumnado alcance el máximo desarrollo personal, intelectual, social y emocional y establecer planes de centros prioritarios para apoyar especialmente a los centros que escolaricen alumnado en situación de desventaja social o que requieran una atención educativa diferente a la ordinaria.

En el Artículo 122 de la mencionada Ley podemos leer que los centros estarán dotados de los recursos educativos, humanos y materiales necesarios para ofrecer una enseñanza de calidad y garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación y el director del centro dispondrá de autonomía para adaptar, durante el período de realización de estas acciones, los recursos humanos a las necesidades derivadas de los mismos.

Obesos (2015) opina que el papel del profesor se ve cuestionado, ya que la escuela actual presenta problemas y necesidades que no pueden ser solucionados a través de una clase magistral, sino que se hace necesario crear otros espacios, momentos y formas de intervención. Ahí es donde intervendría el educador social.

Entre las propuestas políticas para las elecciones del 2015 del Consejo General del Trabajo Social se hace referencia al papel de este colectivo profesional en el ámbito educativo. Los trabajadores sociales deben estar presentes como asesores y expertos para aportar, consultar y realizar trabajos en todo aquello que tenga que ver con la acción social, servicios sociales y políticas sociales y están capacitados para participar en los procesos de elaboración de decretos, leyes, programas y medidas de cualquier nivel y en diferentes ámbitos de intervención social

Se ve la necesidad desde el Consejo de:

  • Regular mediante normativa específica el Trabajo Social en la Educación, estableciendo el perfil profesional, las competencias y las funciones de los trabajadores sociales en los distintos centros y servicios del ámbito educativo, para garantizar la atención a la diversidad, la justicia social y dar respuesta a las necesidades individuales del alumnado y las familias con problemática social o en riesgo de exclusión. En la LOMCE no se incluye al Trabajador Social y se ve necesario el desarrollo de las leyes educativas precedentes en este sentido.
  • Incorporar al catálogo de puestos de trabajo de los equipos multiprofesionales que intervienen en el sector de la enseñanza (denominados servicios o gabinetes psicopedagógicos) equipos de orientación educativa y psicopedagógica de carácter general o especializado. Es importante que la figura del Trabajador Social se sume a las plantillas de dichos equipos dependientes de las administraciones educativas estatales, autonómicas o locales, para intervenir sobre todos los agentes de la comunidad educativa.
  • Garantizar esta figura profesional en los centros de acción educativa singular, centros de Educación Especial y aquellos que por sus características y especial dificultad lo requieran: centros con necesidades de compensación educativa, centros educativos en instituciones penitenciarias, unidades hospitalarias, etc., para incidir en el alumnado, las familias, el profesorado, el centro educativo y la comunidad.
  • Dar a los trabajadores sociales un papel protagonista en las campañas de protección a la infancia y la adolescencia en materia de prevención e intervención en la desprotección y el maltrato infantil en los centros docentes y en los entornos sociocomunitarios.
  • Establecer procedimientos y acuerdos de coordinación interinstitucional entre los departamentos de Educación, Salud, Bienestar Social y Fiscalía del Menor para garantizar los derechos y la protección de la población escolar, siendo la figura del Trabajador Social el profesional de referencia para llevar a cabo dicha coordinación y para realizar el informe social que sirva de base en la toma de decisiones sobre las medidas educativas y/o legales que se consideren oportunas en los casos con problemática social.

La función del Trabajador Social en la educación se convierte, por tanto, en imprescindible. El profesor Manuel Hernández (y otros) de la Universidad de La Laguna analiza las funciones del Trabajador Social en el campo educativo. En su artículo distinguen tres tipos de educación:

  1. La educación formal o reglada (enseñanza primaria, secundaria, bachillerato, formación profesional y estudios universitarios).
  2. La educación no formal (la oferta complementaria integrada por la formación ocupacional para desempleados, las escuelas de padres, la formación para la igualdad de género o contra la violencia doméstica…).
  3. La educación informal (aprendizaje informal y muchas veces espontáneo por el que las personas adquieren conocimientos en aspectos tales como el uso del lenguaje (la denominada lengua materna), el comportamiento social, las relaciones de pareja, la crianza de los hijos, el manejo de herramientas o instrumentos tecnológicos, la realización de tareas domésticas como cocinar o el cuidado de su salud).

Si nos fijamos en el siguiente esquema de las propuestas de ratios profesionales del Consejo General de Trabajadores Sociales a las que hacíamos referencia antes vemos como se ven necesarios en educación un Trabajador Social por centro educativo y uno por cada equipo multidisciplinar.

curso trabajo social carpediem.Fuente: www.cgtrabajosocial.es

Continuando con los tres tipos de educación y la reflexión de los profesores de la Universidad de La Laguna, los trabajadores sociales forman parte ya del sistema educativo formal integrando los denominados Equipos de Orientación Psicopedagógica (EOEPS) de los centros y zonas de actuación, aunque se necesitarían muchos más profesionales de esta disciplina en los colegios, institutos y universidades -porque los problemas de absentismo, fracaso escolar, integración de inmigrantes, violencia escolar, machismo, obesidad, anorexia, embarazos no deseados, drogodependencias…- tienen causas y consecuencias sociales que hacen necesaria la intervención de especialistas. En la educación no formal los trabajadores sociales promueven y organizan actividades formativas para desempleados, personas con discapacidad, drogodependientes, mujeres víctimas de violencia doméstica o inmigrantes, entre otros sectores. Y en la educación informal operan o actúan en los contextos institucionales, ecológicos y en los sistemas sociales donde vive y aprende la gente.

Sin embargo la sociedad ve al Trabajador Social como algo externo al centro educativo y sin intervención directa con el alumnado cuando en realidad puede perfectamente realizar tareas educativas formales (contacto diario con los escolares y universitarios y con otros miembros de la comunidad educativa como directivos, profesores, padres…), no formales (cursos de habilidades sociales y cognitivas, de técnicas de resolución de problemas, de escuelas de padres, de comunicación o de técnicas de búsqueda de empleo…) e informal (relación con niños, jóvenes, adultos, responsables políticos, periodistas, empresarios que se traducen en aprendizajes bidireccionales).

Según Díaz Herráiz y Cañas Beldar, el Trabajador Social es una figura que en el sector educativo se encarga de hacer de puente entre el ámbito escolar, el familiar y el social aportando, de acuerdo con el proyecto educativo de centro, elementos de conocimiento de sus alumnos y del entorno sociofamiliar (Díaz Herráiz, en Fernández, T. y Alemán, M. C. (2003: 540-542).

Estos autores señalan las siguientes funciones:

  1. Con respecto al alumnado:
  • Atender y resolver situaciones individuales: absentismo, bajo rendimiento, problemas de relación y comunicación, inadaptación, etc.
  • Detectar desajustes familiares: malos tratos, deficiencias alimentarias, desajustes emocionales, etc.
  • Prevenir situaciones de inadaptación y delincuencia juvenil.
  • Atender y coordinar a los equipos de salud mental infanto-juvenil.
  • Atender y resolver situaciones grupales.
  • Comunicar al equipo el diagnóstico social del alumno.
  • Proporcionar al centro la información necesaria de la situación sociofamiliar de los alumnos.
  1. Con respecto a las familias:
  • Colaborar en el desarrollo de programas formativos dirigidos a las familias.
  • Definir su papel en la escuela como agentes educativos.
  • Orientar en temas de evolución y desarrollo infantil, adolescente o juvenil.
  • Animar a la participación estable en la marcha del centro.
  • Favorecer las relaciones familiares entre sí y de éstas con el centro.
  • Alentar la puesta en marcha de escuelas de padres.
  • Motivar a los padres para que tomen conciencia de su papel activo en la búsqueda de soluciones que pueden plantearse en los distintos niveles educativos.
  • Difundir entre los padres la importancia de tener un conocimiento del entorno en que está ubicado el centro.
  1. Con respecto al centro:
  • Participar en el establecimiento de unas relaciones fluidas entre el centro y las familias.
  • Colaborar en la elaboración del proyecto educativo del centro, especialmente en lo referente a los aspectos sociales y familiares de los alumnos escolarizados.
  • Facilitar la información necesaria sobre los recursos existentes en la comunidad, así como sobre las necesidades educativas y sociales, que posibiliten una adecuada planificación educativa.
  • Planificar acciones de prevención y detección temprana de los Alumnos con Necesidades Educativas Especiales (ACNEES).
  • Colaborar en trabajos de investigación sobre necesidades o problemas que se presenten para buscar soluciones a través de la programación.
  • Aportar el conocimiento que posee de la realidad para apoyar las programaciones y la planificación educativa del centro.
  1. Con respecto al profesorado:
  • Facilitar al profesorado información de la realidad sociofamiliar de los alumnos.
  • Participar en las tareas de orientación familiar que realiza el tutor.
  • Mejorar las relaciones y coordinación con el medio.
  • Informar sobre los recursos disponibles y sobre el entorno social.
  • Potenciar el acercamiento entre los distintos agentes educativos.
  • Elaborar y difundir materiales e instrumentos que sean de utilidad para el profesorado.
  • Asesorar en aquellos aspectos que favorezcan el adecuado funcionamiento del centro y la integración de los ACNESS.
  1. Con respecto a la comunidad:
  • Aportar a la comunidad todos los medios de que dispone para su promoción.
  • Colaborar con el movimiento asociativo estimulando actividades culturales.
  • Coordinarse con los servicios existentes para dar respuestas globales e integrales a las necesidades de sus alumnos.

Además de las funciones descritas, el Trabajador Social en Educación se encarga de:

  • La realización de estudios e investigaciones sobre la influencia de los factores sociales sobre el sistema educativo y el impacto, de éste último, sobre el sistema social.
  • La realización de estudios e investigaciones sobre los factores sociales que tienen que ver con la emergencia de problemas escolares y las consecuencias que estos problemas generan en otras áreas.
  • La investigación o el análisis científico de las alternativas para subsanar las condiciones sociales que tienen impacto negativo sobre el sistema educativo.
  • Los diagnósticos y las valoraciones sociales de alumnos, familias y entornos.
  • La participación en investigaciones e intervenciones de mejora de la calidad de la acción educativa y del funcionamiento de los centros educativos.
  • La realización de estudios agregados o análisis macrosociales y la publicación de los mismos.
  • La participación, con otros profesionales, en el diseño de las políticas sociales, en materia de educación y en la planificación de las acciones promocionales y compensadoras.
  • La dinamización y motivación de los agentes educativos (intra y extraescolares), de otros agentes y operadores sociales y de la población, en general.
  • La conexión y promoción de redes sociales, para la extensión y coordinación de la acción educativa.
  • La conexión entre la educación formal, no formal y la informal y con otros ámbitos, agentes y áreas de la formación (educación para la salud, educación medioambiental, formación para la igualdad de género, educación para la resolución de conflictos y contra la violencia, educación para la paz, formación vial, educación para el consumo responsable y sostenible y formación para la cooperación al desarrollo…).
  • La participación en proyectos de inserción sociolaboral y en los procesos de formación ocupacional.
  • La participación en las acciones de formación destinadas a padres, educadores, medios de comunicación, asociaciones comunitarias y responsables políticos.
  • La estimulación de la participación social en los centros educativos y de estos últimos en los ámbitos sociales externos, especialmente en los proyectos de desarrollo comunitario, salud de la población, educación en valores y desarrollo local.
  • Ser, además, cauce que favorece la relación entre los distintos agentes intra y extraescolares implicados, propiciando la coordinación y la cooperación, realizando tareas de intermediación y mediando en los conflictos.
  • La captación, movilización o generación de recursos.
  • La evaluación de los programas sociales que se desarrollan en los centros educativos o en colaboración con otras entidades, así como la participación en la evaluación de la calidad de los servicios que se prestan en el sistema educativo.
  • Las gerencia, administración, planificación y evaluación de centros y proyectos educativos.
  • La docencia o la tutorización de alumnos en prácticas de Trabajo Social y otras ofertas formativas.

Teniendo en cuenta lo expuesto nos preguntamos si realmente estas funciones están realmente en manos de profesionales del Trabajo Social. Ante la pregunta que se hacen muchos de si son necesarios los trabajadores sociales en la escuela, se ha dejado claro que la respuesta es afirmativa. Sin embargo, ¿existe esa figura en los centros educativos españoles? Nos tememos que no ni en cantidad ni en calidad adecuada a la gran demanda que de ello hay a nivel social.  El rol de los trabajadores sociales para atender necesidades dentro de las instituciones educativas resulta fundamental. Dentro del sistema educativo estas funciones están en manos de los educadores sociales que hay en muchos centros públicos. También hay que hablar del Profesor Técnico de Servicios a la Comunidad (PTSC) de los centros educativos Público, que dan respuesta a problemas sociofamiliares y de convivencia. Son profesionales con formación en Psicología, Pedagogía, trabajo social, educación social…. que existen desde el año 1996 y cuentan con experiencia profesional para abordar temas de convivencia, prevención, detección e intervención del acoso escolar, absentismo, inmigrantes, fracaso escolar, Orientación familiar…), implementan programas de mediación y asesoran en dificultades sociofamiliares. Se accede por concurso oposición dentro de la oferta de empleo público de Educación, dentro del cuerpo de FP Técnicos de Servicios a la Comunidad aunque desde 2010 no se ha aumentado la plantilla.

En la presentación que hace la facultad de Trabajo social de la Universidad Complutense de Madrid de la asignatura “TRABAJO SOCIAL EN EL ÁMBITO EDUCATIVO” podemos leer que “el trabajo social forma parte del sistema educativo formal con un papel importante en la intervención preventiva y asistencial en temas como el absentismo y el fracaso educativo, la integración de inmigrantes y colectivos desfavorecidos, la detección de malos tratos y abusos sexuales, la mejora del clima de convivencia, la atención ante el fenómeno de la violencia y la participación de toda la comunidad educativa.” Todos esos problemas tienen causas y consecuencias sociales y la escuela no es un actor neutro, con lo que la presencia de un Trabajador Social en los centros se demanda cada vez más.

“El trabajo social, también, participa activamente en la educación no formal, promoviendo y organizando actividades formativas para desempleados, personas con discapacidad, drogodependencias, mujeres víctimas de violencia doméstica o inmigrantes, entre otros sectores”.

Xavier Pelegrí Viaña (2016) y otros en Las profesiones sociales en los centros educativos. Funciones y expectativas hace referencia a los profesionales sociales en educación afirmando que “la gran mayoría son profesionales que no tienen una vinculación directa, ni jerárquica, del centro en qué desarrollan su actividad. Su dependencia acostumbra a ser del departamento de educación de la Comunidad autónoma correspondiente, de otras administraciones públicas competentes o, incluso, de asociaciones o fundaciones privadas. Por lo tanto se les considera externos a la dinámica cotidiana de los centros educativos, posición externa y, muchas veces itinerante, que les posibilita una visión más imparcial, profunda y global de la que se obtiene en un solo centro”. Según este estudio “todos los actores de la comunidad educativa, realizan una valoración positiva de las figuras que denominamos profesionales sociales, todos señalan su utilidad y su complementación efectiva con las funciones o actividades reguladas del centro. Se argumenta que estos agentes resultan funcionales para el sistema y su constelación de centros educativos, porque bien organizados, redundan, ciertamente, en el cumplimiento del objetivo de aprendizaje que, como decíamos, va mucho más allá de la mera transmisión de conocimientos y pasa por acompañar al menor y a su familia en muchos de los avatares que suceden en torno a la educación y socialización”.

A pesar de esta visión positiva,  los trabajadores sociales son bastante desconocidos en cuanto a lo que se puede o no esperar de ellos, lo que les sitúa en una posición de debilidad en el eje familia-escuela. Se estima perjudicial que estos profesionales no formen parte de los equipos escolares de forma estable y tengan una participación “restringida y localizada” puesto que se limita a los canales o lugares oficiales establecidos, como el AMPA, el consejo escolar o las actividades, sin el mismo grado de compromiso, de continuidad, ni la misma incidencia en las decisiones importantes de la comunidad educativa. Se concluye en el estudio que el número de profesionales externos especialmente dedicados a funciones de intervención social (sobre todo relacionadas con el trabajo social) son muy inferiores al número de otros profesionales, a pesar que las problemáticas y las dificultades socioeducativas han ido en aumento en los últimos años. Los profesionales sociales se encuentran en una posición de debilidad ante otros profesionales más reconocidos dentro de la comunidad educativa. A pesar de existir una demanda cada vez mayor sobre la escuela en la lucha contra la desigualdad y promoción de la inclusión desde una perspectiva socioeducativa, el peso de estos profesionales es menor numéricamente.

Demostrada está por tanto la necesidad de la existencia de Trabajadores Sociales en los Centros educativos para poder desarrollar los objetivos educativos de la Ley educativa actual y cualquier otra que se tenga a bien dictar en años venideros y en la que no debería de olvidarse esta figura profesional tan importante como es el Trabajador Social.

Bibliografía:

-Colegio Oficial de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales de Madrid, Trabajo social hoy | Primer semestre 2007 monográfico:Trabajo Social y Educación”.
-Consejo General del Trabajo Social, (2015) Elecciones Generales 2015 Propuestas desde el Trabajo Social.
-Fernández Fernández, D. (2007). Aproximación histórica a la trayectoria del trabajo social en el sistema educativo español. Trabajo Social Hoy, (GRAFICO), 75-92.
-Fernández, T. y Alemán, C. (Coords.) (2003). Introducción al trabajo social. Madrid. Alianza.
www.cgtrabajosocial.es
-Hernández Hernández, M., González González, A., Civicos Juárez, A., & Pérez González, B. (2006). Análisis de funciones del Trabajador Social en el campo educativo. Acciones e Investigaciones Sociales, (Zaragoza 2006), 453-454.
-Obeso Bretos, P. (2015). La necesidad de la figura del educador/a social en los centros escolares.
-Viaña, X. P., Romeu, A. M., & Traveria, R. J. Las profesiones sociales en los centros educativos. Funciones y expectativas.
-Universidad Complutense de Madrid, Facultad Trabajo Social, Plan de estudios Grado Trabajo Social, Ficha asignatura Trabajo Social en el ámbito educativo.

Este curso gratis de trabajo social “El trabajador/a social en la educación actual” es totalmente gratuito, cuantos más suscriptores tenga el curso podremos dedicarle más recursos y mejores serán sus contenidos, ayúdanos compartiéndolo en LAS REDES SOCIALES.

_______________________________________________________________

PREGUNTAS DE EVALUACIÓN DEL curso gratis de trabajo social “El trabajador/a social en la educación actual”

 1.- Enumera y define los tres tipos de educación donde sería necesario la intervención del trabajador social según El profesor Manuel Hernández (y otros) de la Universidad de La Laguna.

2.-Según los siguientes autores:(Díaz Herráiz, en Fernández, T. y Alemán, M. C. ¿Cuáles son las funciones con respecto a los alumnos, que debe realizar el Trabajador Social?

3.- En relación a lo expuesto sobre este tema, dinos brevemente tu opinión al respecto.

Le agradecemos su buena disposición y esperamos que la formación adquirida en este curso gratis de trabajo social “El trabajador/a social en la educación actual” le sirva para crecer profesional y personalmente.

Si necesita un diploma de este curso gratis de trabajo social “El trabajador/a social en la educación actual”, rellene  el formulario que aparece a continuación con su nombre, apellidos y email, y las respuestas a las preguntas de evaluación.
Cuando haga ésto, podrá descargarse el diploma del curso gratis de trabajo social en este enlace Diploma_curso_online_gratis_trabajosocialeducacion

Diplomas Carpe Diem
Si además de este curso gratis de trabajo social “El trabajador/a social en la educación actual”, necesita que su diploma sea homologado y sellado por un organismo Público o Universidad para presentarlo como méritos en bolsas de contratación u oposiciones, puede realizar los siguientes cursos:

Todos los cursos gratis
Cursos con 60% de descuento (a 28€)
Cursos con 80€ de descuento (a 18€)
Cursos con ofertas
Cursos con diploma sellado por la Administración Pública
Cursos con título expedio por la Universidad Antonio de Nebrija

El Equipo de Formación Carpe Diem queda a su disposición para lo que necesite.

Un saludo,

www.formacioncarpediem.com
info@formacioncarpediem.com
alumnado@formacioncarpediem.com),
Teléfonos: 956 803346, 956 212980, 917 463335 -Fax (956 4888314)
Whatsapp 601320154

carpe

Curso gratis de trabajo social “El trabajo social en la educación actual”

2 Responses to Curso gratis “El Trabajador/a social en la educación actual”

  1. vanessa dice:

    hola aun no me ha llegado el diploma,gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *