Cómo establecer NORMAS a los niños

En esta nueva entrada, vamos a exponer una serie de pautas para establecer normas a los niños.

Es fundamental APRENDER A DAR ÓRDENES y establecer normas a los niños. Para ello debemos cumplir los siguientes requisitos:

  1. Debemos de tener en todo momento sentido común en cada una de las normas que trasmitamos. La incoherencia o una mala trasmisión de la norma nos llevaría a un callejón sin salida.
  2. Debemos ser firmes y coherentes. La seguridad y el no dudar al dar la orden es fundamental para trasmitir firmeza a la órden, no queriendo esto significar que no podamos ser amables y cariñoso al mismo tiempo.
  3. Nos ponemos a su altura, mirándol@ a los ojos. Debemos de asegurarnos que nos presta atención. Muchas veces l@s niñ@s no hacen caso porque ni siquiera se han enterado de lo que le hemos dicho porque se encontraban en “su mundo”.
  4. Las normas las daremos de 1 en 1. Es muy común que le demos al niñ@ varias órdenes a la vez y eso genera conflicto y error en la actuación del niñ, y además olvidará lo que tenía que hacer.
  5. Debemos dar las órdenes en positivo y diciendo lo que queremos que ocurra. Algunos ejemplos de órdenes en positivo son:
    –   “Hay que estar de pie”, en lugar de “no te tires al suelo
    –   “En la boca, sólo comida”, en lugar de “no te metas eso en la boca”
    –   “Ponte las zapatillas”, en lugar de “no andes descalzo
    –    “Las cosas se piden content@” en lugar de decir “no lo pidas llorando”
  1. Tono seguro (agradable), sin gritos ni desesperaciones. Deberemos hablar como nos gusta que nos hablen a nosotros.
  2. Las peticiones que les hagamos a l@s niñ@s deberán ser acordes a su edad, no exigiéndoles que hagan cosas que para las que aún no estén preparados evolutivamente.
  3. Si es preciso, iniciaremos la actividad que le pedimos con el niñ@ para luego, paulatinamente irnos retirando de la acción.
  4. Finalmente felicitaremos la conducta deseada que haya realizad@ el niñ@ y repetiremos lo que se debe hacer si hubiese aparecido alguna actuación no deseada.

Sonia Luna

Blog de Psicología Educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *