Las Demencias y la enfermedad de Parkinson

El envejecimiento es un proceso irreversible que afecta a las células que conforman los seres vivos, las cuales, con el paso del tiempo, se ven sometidas a un deterioro morfofuncional que puede conducirlas a la muerte. Todos los órganos y sistemas del individuo sufren este proceso, incluido el Sistema Nervioso (SN).

Junto a la disminución de la capacidad funcional ligada al paso del tiempo, y a la irreversibilidad de las alteraciones, existe mayor posibilidad de padecer enfermedades en la senilidad. Las claves que rigen este proceso involutivo son tanto de carácter genético, como ambiental, existiendo factores de envejecimiento. Estos factores condicionan tanto la mayor o menor duración de la vida como la calidad de la misma.

La demencia es definida por la Organización Mundial de la Salud, en la Clasificación Internacional de las enfermedades – Décima Edición (CIE-10, 1992), “como un síndrome debido a una enfermedad del cerebro, generalmente de naturaleza crónica o progresiva, en la que hay déficits de múltiples funciones corticales superiores…. que repercuten en la actividad cotidiana del enfermo”.

Entre las funciones corticales superiores que el enfermo va perdiendo figuran la memoria, el entendimiento, el juicio, el habla, el cálculo, el pensamiento, la orientación, etc. Entre los síntomas debe haber deterioro de memoria, del pensamiento y del razonamiento, interferencia en la actividad cotidiana, pruebas de deterioro de la memoria a corto y largo plazo, modificaciones en la personalidad, entre otros síntomas.

Las Demencias más importante se clasifican en:

  • Demencia en la Enfermedad de Alzheimer.
  • Demencia vascular.
  • Demencia en la enfermedad de Pick.
  • Demencia en la enfermedad de Huntington.
  • Demencia en la enfermedad de Parkinson
  • Demencia en la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ).
  • Demencia en la infección por Sida (VIH) o neurosida.

Existen otras patologías que pueden confundirse con la demencia, que hay que tener muy en cuenta a la hora del diagnóstico, tales como: el deterioro normal para la edad (“olvido benigno del anciano”); trastornos psiquiátricos (conocidos como pseudodemencias – depresión, síndrome de Ganser, esquizofrenia, histeria, simulación, etc.); síndromes cerebrales focales: síndrome parietal, frontal, amnesia, afasia, etc; síndromes cerebrales difusos (síndrome confusional agudo o “delirium”).

La Demencia en la enfermedad de Parkinson.

La enfermedad de Parkinson se caracteriza por una degeneración del sistema dopaminérgico sobre todo por la afectación de la substancia nigra y el locus coeruleus. Su etiología es desconocida, aunque tiene un posible origen genético. El inicio se sitúa entre los 40 y 70 años, de los cuales entre un 20 y un 30% de los enfermos desarrollan demencia. La demencia que aparece especialmente en las formas más graves de la enfermedad. Se han propuesto algunos factores que pueden influir como la edad de inicio de la enfermedad, el tiempo de evolución, el sexo, la raza, una predisposición genética, la exposición a tóxicos, las infecciones, el estrés, la vitamina E, el tabaco, etc.

La afectación neurológica se caracteriza por las dificultades en la concentración y la tendencia a la distracción, trastornos visuoespaciales, enlentecimiento del pensamiento. Alteraciones de tipo frontal como reducción en la capacidad para realizar secuencias, problemas para ordenar temporalmente un hecho autobiográfico, y dificultad en las tareas que requieren cambios o alteraciones. Se incluye en este grupo la demencia en los parkinsonismos, y la demencia en la parálisis agitante. Algunos autores señalan como una entidad de características propias en síndrome Parkinson-demencia, que sería clínicamente y en parte anatomopatológicamente como una entidad mixta Parkinson-Alzheimer.

La formación específica es necesaria para el desarrollo profesional garantizado, y aquí encontrará formación en demencias o geriatría, que de forma económica y cómoda le proporcionará además diplomas sellados por la Administración Pública que le serán válidos en bolsas de méritos, oposiciones, selección de personal, etc.

Algunos de esos cursos son: Geriatría y Gerontología, Atención a enfermos de Alzheimer, , Auxiliar de Psiquiatría o Auxiliar de ayuda a domicilio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *