Síndrome de Asperger, qué es y cuáles son sus características

síndrome de asperger

El síndrome de asperger es un trastorno del desarrollo cerebral muy frecuente (de 3 a 7 por cada 1.000 niños de 7 a 16 años), que se incluye dentro del espectro autista  y que afecta la interacción social recíproca, la comunicación verbal y no verbal.

Las personas que lo presentan son, generalmente, extremadamente buenos en las habilidades de memoria (hechos, figuras, fechas, épocas, etc.) muchos sobresalen en matemáticas y ciencia, habilidades especiales en áreas restringidas, pero tienen problemas para relacionarse con los demás y, en ocasiones, presentan comportamientos inadecuados.

La persona Asperger presenta un pensar distinto. Su pensar es lógico, concreto e hiperrealista. Su discapacidad no es evidente, sólo se manifiesta al nivel de comportamientos sociales inadecuados.

Características del síndrome de asperger en los primeros años.

1.  Habilidades sociales emocionales. La interacción social para ellos es complicada. Se relacionan mejor con adultos que con los niños de su misma edad. Tienen problemas al jugar con otros niños. No entienden las reglas implícitas del juego. No disfrutan, normalmente, del contacto social. Quieren ganar siempre cuando juegan. Les cuesta salir de casa ya que prefieren jugar sólo. El colegio es una fuente de conflictos con los compañeros, por lo que no les gusta ir al colegio. No se interesan por practicar deportes en equipo. Tienen dificultad para participar en deportes competitivos. Cuando quieren algo, lo quieren inmediatamente. Tienen poca tolerancia a la frustración. Cuando disfrutan suelen excitarse: saltar, gritar y hacer palmas.

Son inocentes socialmente, no saben cómo actuar ante una situación. A veces, su conducta es inapropiada y pueden parecer desafiante. No tienen malicia y son sincero.

2.  Habilidades de comunicación. Las comunicaciones verbales y no verbales plantean problemas. El lenguaje hablado no se entiende a menudo enteramente, así que debe ser simple, a un nivel que puedan entender. Las metáforas, expresiones no literales y analogías tienen que ser explicadas ya que los niños con el síndrome de Asperger tienden a hacer interpretaciones literales y concretas.

No suelen mirar a los ojos cuando hablan y lo hacen en un tono alto y peculiar.

En ocasiones parece estar ausente, absorto en sus pensamientos.

3.  Habilidades de comprensión. Les cuesta trabajo entender el enunciado de un problema con varias frases y necesita que le ayuden explicándoselo por partes.

A menudo no comprende la razón por la que se le riñe, se le critica o se le castiga.

4.  Habilidades de movimiento. Las rutinas repetitivas, los rituales y la inflexibilidad. Poseen problemas de motricidad fina, se refleja en la escritura y una pobre coordinación motriz. No tienen destreza para atrapar una pelota y tienen  un ritmo extraño al correr.

Tiene problemas para vestirse y les cuesta abrocharse los botones y cordones de los zapatos.

5. Intereses específicos. Está fascinado por algún tema en particular y selecciona con avidez información o estadísticas sobre ese interés. Por ejemplo, los números, vehículos, mapas, clasificaciones ligueras o calendarios.

Repite compulsivamente ciertas acciones o pensamientos. Eso le da seguridad.

Le gusta la rutina. No tolera bien los cambios imprevistos (rechaza un salida inesperada).

Tiene rituales elaborados que deben ser cumplidos. Por ejemplo, alinear los juguetes antes de irse a la cama.

Algunas diferencias entre el síndrome asperger y el autismo.

– El diagnóstico es tardío.

– El pronóstico es mas positivo.

-Déficit Social y de comunicación son menos severos.

– Los intereses restringidos son más agudos.

– El coeficiente Intelectual verbal es mayor que el coeficiente intelectual funcional. (En autismo, el caso es inverso)

-Se observa frecuentemente torpeza o rigidez motora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *