Curso gratis de Profesor de español para extranjeros

Este curso online gratis de Carpe Diem “Curso Gratis de Profesor de español para extranjeros” le proporciona los conocimientos básicos y esenciales para ser capaz de realizar una atención y valoración inicial en las emergencias más frecuentes.

Realizar este curso online gratis es muy fácil:
1. Estúdiese el temario que aparece a continuación.
2. Envíenos el formulario del final del temario con su nombre, apellidos y email, y las respuestas a las preguntas de evaluación.
3. Cuando haga ésto, podrá descargarse el diploma que aparece al final de esta página y completarlo con sus datos personales.

TEMARIO

Tema 1. Organización de una Clase de Español para Extranjeros.

El español como lengua segunda o extranjera se refiere a la enseñanza del español que se imparte a alumnos que tienen otra lengua como lengua materna, particularmente inmigrantes, turistas, indígenas y refugiados.

Cuando un profesor de español se enfrenta a las tareas de diseño y redacción de la programación didáctica (PD) de un curso de LE (Lengua Extranjera), son más las preguntas y el desconcierto inicial que las certezas. Dado que no se puede enseñar lo que no se sabe, es imprescindible el dominio de los contenidos de gramática, léxico, literatura, cultura y pragmática del español.

Es responsabilidad exclusiva del docente que su programación sea única, perfectamente adaptada a su alumnado y a sus circunstancias.

Uno de los desafíos a los que debe responder con conocimiento y eficacia el profesor de ELE (Español como lengua extranjera) que asume un curso, y con ello la responsabilidad de diseñar y redactar su programación didáctica, es definir el tratamiento de los contenidos que establece el currículo según el nivel asignado y organizar situaciones de aprendizaje adecuada.

Cuando un profesor organiza una clase pretende lograr que el proceso de enseñanza-aprendizaje resulte lo más eficaz posible. En el caso de una clase de Español para Extranjeros, el objetivo fundamental del profesor al plantear su clase es que el estudiante, como individuo y agente social que necesita aprender la lengua meta para comunicarse con otros agentes sociales como él, desarrolle su capacidad de poner en práctica las competencias lingüísticas comunicativas, orales o escritas, según el nivel al que pertenezca.

El trabajo del aula puede sintetizarse en un desarrollo de procesos en los que el estudiante aprenderá a través de la adquisición de competencias y su puesta en práctica mediante la realización de tareas o actividades.

De modo que, en la planificación de la clase, resulta significativo realizar una buena selección de los materiales didácticos, o sea, de los textos que se utilicen y de las actividades que se propongan, siempre articuladas con el nivel de español del estudiante.

Debemos tener en cuenta que la organización de una clase, en todos los casos, será la organización de un proceso. Los elementos que constituyen ese proceso son básicos:

  • Planificación
  • Introducción
  • Nudo
  • Desenlace.
  1. Planificación

Todas   las   acciones   formativas   deben    estar   perfectamente planificadas, ya que parte del éxito o fracaso de una clase dependerá del grado de planificación.

Algunas de las pautas generales para el diseño y la redacción de las Unidades Didácticas (UDS) son:

  • Reflexionar sobre los condicionantes del curso, sus posibilidades y sus limitaciones
  • Analizar los contenidos que corresponden al nivel en el PCIC y en el MERC
  • Seleccionar los contenidos textuales que pueden ser desarrollados según los condicionantes y los conocimientos previos del alumnado.
  • Definir y seleccionar textos y géneros concretos que aglutinará las UDS, en su situación comunicativa específica.
  • Seleccionar los contenidos del currículo más coherentes con la textualidad y el género seleccionado.
  • Incluir en un esquema previo los contenidos referidos al texto y a sus características lingüísticas, pragmáticas, culturales, socioculturales e interculturales en módulos de Comprensión y expresión oral, gramática, léxico, comprensión y expresión escrita.
  • Los contenidos literarios estarán representados en tipos textuales y géneros, como formas de expresividad e intencionalidad específica.
  • Comprobar la estrecha vinculación de los contenidos seleccionados con los condicionantes.
  • Seleccionar estrategias, TDs y actividades adecuadas para el desarrollo y evaluación de los contenidos; y describirlas por sesiones de clase.
  • Valorar posibilidades de desarrollo de los procesos implicados en cada contenido y su relación con el nivel real del alumnado para realizar los ajustes necesarios.

Tema 2. Planificación de la clase

curso de español carpe diem

La planificación constituye una fase muy importante en el diseño de un proceso formativo, ya que parte del éxito o el fracaso de un curso dependerá del grado de planificación.

El curso requiere una rigurosa planificación por parte del creador de contenidos, que debe desarrollar los elementos que forman parte de la programación:

Identificación: nombre o denominación dela acción formativa

Destinatarios de la formación

Duración total en horas

Fecha de realización

Metodología de trabajo que emplearemos en el curso, tomando como base los principios en los que se fundamenta nuestro modelo educativo

Objetivos que pretenden alcanzarse

Contenidos

Ejercicios y actividades

Evaluación y seguimiento

Tema 3. Objetivos didácticos

Una vez detectadas las necesidades formativas que se pretenden cubrir, el primer paso que conviene realizar es la formulación de los objetivos didácticos.

Los objetivos didácticos indican lo que el participante será estará capacitado para realizar al final de la acción formativa o al final de la fase de formación.

La finalidad que se persigue con la formulación de objetivos es la de proporcional un criterios estable que nos permita valorar el rendimiento del participante. Por este motivo, dichos objetivos deben constituir conductas que puedan ser evaluadas.

Por todo ello, es importante que se formulen teniendo en cuenta los siguientes aspectos significativos:

Deben hacer referencia a aquello que se espera que los alumnos consigan al finalizar el curso

Deben recoger explícitamente qué conocimientos, habilidades y/o actitudes se esperan que los alumnos adquieran, es decir, cuál es en definitiva el contenido del aprendizaje.

Debe ser medibles, es decir, susceptibles de verificar si se han alcanzado o no. Para ello es necesario que las conductas se describan mediante verbos observables tales como: identificar, resolver, clasificar, evaluar, definir, etc,… y evitar ciertos verbos ambiguos, cuya interpretación resulte más subjetiva y difícil de evaluar.

Tema 4. Contenidos

Después de la formulación de los objetivos didácticos, llegamos a otro de los momentos importantes en el diseño de la acción formativa, los contenidos.

Es imprescindible realizar un serio esfuerzo en la  selección y adecuación de los contenidos a las necesidades de formación y al perfil del alumnado.

Suele ser muy patente el carácter práctico de estos contenidos, sobre todo si consideramos que el perfil de alumnos que accede a estos cursos, en su mayoría personas que se encuentran trabajando y disponen de poco tiempo.

Una vez seleccionados los contenidos, es necesario dotarlos de una estructura lógica. En este sentido, cabe señalar que en los entornos virtuales esta tarea puede resultar más compleja, ya que disponemos de más opciones y recursos (imágenes, texto, sonido, etc.), y los contenidos no están en un solo lugar, sino que pueden estar distribuidos en diferentes fuentes: enciclopedias electrónicas, artículos electrónicos, páginas web externas,…

Podríamos señalar que la estructura adecuada es aquella que permite al lector visualizar los contenidos de una manera fácil y clara. El caso contrario producirá una sensación de desorientación y puede ser causa de fracaso en el proceso de aprendizaje.

En cuanto a la redacción y presentación de los contenidos, debemos atender a una serie de consejos que harán más fácil la consecución de los objetivos pedagógicos planteados en la acción formativa:

Realizar una introducción motivadora al comienzo de cada tema, para señalar su importancia y que sirva de orientación al alumno en el estudio del mismo

Distribuir los contenidos en páginas

La exposición ha de ser clara, comprensible y con un lenguaje sencillo y directo

Siempre que resulte necesario, se aconseja emplear ejemplos prácticos aclaren el contenido

Realizar, al final de cada bloque de contenido, una síntesis con las ideas más relevantes, con objeto de que el usuario pueda observar cuáles son los conceptos más significativos y de mayor importancia

Confeccionar un glosario con la terminología específica, cuyo objetivo es que el alumno se familiarice con los términos más utilizados en el temario

Preparar el material complementario o las referencias del mismo. Este material permite al usuario acceder a un enorme volumen de información sobre un determinado tema y profundizar en los contenidos que considere más interesantes.

Tema 5. Ejercicios y actividades

Podemos afirmar que las actividades son un elemento muy importante dentro del diseño  del curso, ya que los alumnos adquieren gran parte de los contenidos mediante la resolución de estas actividades.

Los ejercicios y actividades que se planteen van a marcar el estilo y el ritmo del aprendizaje de los alumnos.

Hasta ahora el alumno ha acumulado mucha información, pero desconoce su utilidad, por ello, en las actividades debemos enfrentarlo a diferentes situaciones basadas en casos reales o simulados, ante los cuales deba tomar decisiones, actuar en consecuencia y aplicar los conocimientos adquiridos.

Esto permite que los conocimientos que están adquiriendo los alumnos sean significativos para ellos.

Las actividades en un curso on-line pueden ser individuales o grupales, pueden consistir en leer, buscar, analizar, criticar, elaborar o evaluar.

Una de las premisas en las que se sustenta el aprendizaje es el trabajo colaborativo, de modo que las actividades grupales se convierten en un canal de interacción e intercambio de experiencias que debe estar presente en todo el proceso formativo.

Los entornos virtuales de aprendizaje posibilitan la creación de espacios para que pueda darse este aprendizaje en un grupo: foros, chats, correos electrónicos, etc. que favorecen un aprendizaje colaborativo.

A la hora de desarrollar estas actividades hay que tener en cuenta los siguientes requisitos y condiciones.

Requisitos

Deben medir lo que dicen medir

Cualquiera que aplique y corrija la prueba ha de obtener los mismos resultados

Deben dar las mismas oportunidades a los alumnos

Las preguntas se formularán de forma clara y comprensible

Ha de facilitar al corrector su labor en todo lo posible. Esto se consigue elaborando un baremo para la corrección

Condiciones

Deben invitar al alumno a tomar decisiones sobre cómo desarrollarlas

El alumno debe tener un papel activo en su realización

Deben permitir que el alumno interactúe con la realidad

Deben ser relevantes para los propósitos e intereses del alumno

Tema 6. Evaluación y seguimiento

Por último hay que pensar en la evaluación y en los instrumentos que se van a utilizar para evaluar el grado de consecución de los objetivos propuestos.

La evaluación del aprendizaje del alumno debe ser considerada como una etapa más del proceso formativo, que debe ser efectuada de manera continua, planificada e integrada durante todo el proceso.

Hablamos de que la evaluación ha de ser formativa y sumativa, una evaluación para aprender, en la que se valoren no sólo los conocimientos (cuantitativa): trabajo en equipo, colaboración, búsqueda de información, etc…

No podemos pretender que la evaluación sea un momento final, sino que es un proceso que nos va proporcionando información desde que los alumnos inician el curso.

En este sentido, es conveniente que la evaluación se realice durante tres momentos diferentes del desarrollo de la acción formativa: al comienzo, durante y al finalizar.

Evaluación inicial: La finalidad de este tipo de evaluaciones es la de identificar las necesidades, permitiendo valorar las potencialidades, el nivel de habilidades y los conocimientos previos de los alumnos.

Evaluación continua: Es la evaluación que se desarrolla durante el proceso de aprendizaje. Permite comprobar si los alumnos han alcanzado los objetivos planteados en un principio. Este tipo de evaluación puede realizarse teniendo en cuenta, las pruebas de autoevaluación, las actividades individuales y grupales, la participación del alumno durante el desarrollo del curso. Opcionalmente pueden añadirse pruebas de evaluación escritas.

Evaluación final: Es una evaluación sumativa, que permite calificar el nivel de rendimiento alcanzado por el alumno a lo largo del curso. Para desarrollar ese tipo de evaluación deben considerarse la evaluación inicial y la continua; además, podrán establecerse algunas pruebas adicionales para completarla.

Debemos determinar de qué forma y en qué cuantía los resultados obtenidos en las distintas pruebas de evaluación contribuyen a conformar la calificación final que se otorga al alumno.

Por otro lado, parece lógico pensar que en un proceso de aprendizaje autorregulado como sucede en las acciones de e-learning, se proporcionen actividades de autoevaluación que permitan al alumno comprobar automáticamente  e instantáneamente los resultados de la misma.

  1. Introducción

La forma en que comienza una clase tiene relación con los propósitos del profesor, pues éstos lo llevarán a tomar una serie de decisiones conscientes o inconscientes: sus propósitos determinarán el tipo de estrategia que utilice para comenzar. Es importante que el profesor de ELE -más allá de otros propósitos determinados- consiga establecer con los alumnos, desde el inicio de la clase, una relación no solo cognitiva sino también afectiva. Esto se puede conseguir ya desde el momento de la presentación, incluso por el hecho de llamarlos por su nombre de pila, de hacer algún chiste o comentario ocasional con algunos de ellos, entregar trabajos corregidos y mencionar los criterios de evaluación, etc. Estos actos se corresponden con el papel institucional requerido al profesor (asistencia, corrección de tareas), e inciden positivamente en el aprendizaje posterior, especialmente cuando se trata de estudiantes extranjeros o de una segunda lengua.

Después de cumplir con su rol institucional, el profesor puede, si lo considera conveniente,  hacer  una  introducción  al  tema  y  a  las  actividades  que  se desarrollarán en la clase y referir el modo en que la ha estructurado. Esa serie de acciones ubica a los alumnos en el entorno inmediato, al ofrecerles una visión general de la secuencia didáctica y de la participación que se espera de ellos. Entre otras alternativas, el docente cuenta con la posibilidad de describir los objetivos de la clase, explicar el programa y el tipo de habilidades que de las que se harán competentes; todo ello de la manera menos formal posible. Lo fundamental es que el inicio de la clase contribuya a establecer o restablecer la relación afectiva y cognitiva entre profesor y alumnos, a instaurar o fortalecer un contrato pedagógico.

  1. Nudo

El segundo elemento de la clase, la secuencia, consiste en todas las tareas o actividades que el profesor va a realizar con los estudiantes, el orden en que estas van a presentarse y la forma de relacionar unas con las otras para conseguir el aprendizaje de una serie de contenidos, que responden a los objetivos de la clase. Vamos  a  ver,  como  ejemplo,  una  secuencia  posible  para  una  clase  de nivel elemental   y   otra   para   el nivel avanzado.

En el nivel elemental, la enseñanza comunicativa de la lengua y el desarrollo de las competencias lingüísticas comunicativas son objetivos preponderantes. Se trata de una de una metodología que suele utilizar una primera secuencia que responde a dos tipos de actividades:

– Actividades  precomunicativas: o  sea,  aquellas  que  tienden  a  precisar  y acordar los códigos (metalingüísticos) y a presentar estructuras, funciones y vocabulario.

– Actividades comunicativas: basadas en la fluidez de la interacción que se concentra en compartir e intercambiar la información.

Según los objetivos de la clase y, sobre todo, el nivel, estas actividades pueden incluirse  en  cualquier  momento  del  desarrollo  de  la  secuencia.  En  general, una actividad precomunicativa puede ser provechosa para afrontar una actividad comunicativa o práctica interactiva, aunque es posible invertir el orden. En el nivel elemental, generalmente el orden es inverso (comunicativa > precomunicativa), de modo que los alumnos se comuniquen motivados por los textos y las actividades propuestas y que luego reflexionen sobre las estructuras, las reglas gramaticales y el vocabulario.

Consideremos una secuencia en concreto, que corresponde al Nivel Elemental, aproximadamente en la mitad de la cursada:

  1. Los estudiantes miran dibujos donde aparecen varios personajes.
  2. Los estudiantes hacen hipótesis sobre quiénes son,  cuál  es su  profesión o empleo, en qué situación están, qué relaciones hay entre ellos, qué se están diciendo o haciendo, etc. El profesor puede orientarlos con preguntas o brindarles vocabulario nuevo, en este caso relacionado con el teatro o el mundo del espectáculo (marquesina, hall, estreno, acto, entreacto, función, protagonista, actor, actriz, público, comedia, tragedia, drama, etc.), en la medida en que los estudiantes lo requieran; después de la intervención de todos, el profesor puede hacer un resumen de la propuesta.
  3. Los estudiantes escuchan  una  grabación  donde  los  personajes  del  dibujo conversan sobre el tema propuesto para esa clase (en este caso, los temas y el léxico están relacionados con la función de teatro, que se usa para la práctica del Pretérito Perfecto Simple, de comparativos y superlativos) y comprueban si sus hipótesis eran correctas. (El docente siempre estará dispuesto a explicar el vocabulario u otras nociones.)
  4. Los estudiantes responden preguntas sobre lo que han escuchado, ordenan el diálogo presentado por escrito en fragmentos o completan los blancos de una transcripción del diálogo. El profesor debe asegurarse, tratándose de un nivel elemental, de que todos los estudiantes hayan comprendido el contenido del diálogo.
  5. Los estudiantes amplían el vocabulario sobre el tema objetivo de la clase por medio de nuevos dibujos (primera actriz, vestuario, escenario, telón, aplauso, camarín, maquillaje, comedia musical, orquesta, etc.):

El profesor ofrece nuevas explicaciones y comenta los aportes sobre las palabras o expresiones semánticamente vinculadas con el tema; puede, además, hacer oír una nueva grabación, etc.

  1. Docente y estudiantes trabajan en el reconocimiento de estructuras, expresiones, reglas gramaticales que se desprendan de  la  actividad comunicativa, siempre relacionadas con el tema de la clase. Pueden hacerlo por medio de esquemas, deducción de reglas que se comprobarán en ejemplos, etc.
  2. Los estudiantes realizan ejercicios gramaticales y de vocabulario a través de consignas dirigidas a completar enunciados, identificar palabras, corregir errores, formular paráfrasis, etc.
  3. Los estudiantes pueden hacer una dramatización (juego de roles) relacionada con el tema objetivo de la clase (imaginar una escena de esta comedia, continuar con el diálogo de los amigos de la protagonista en el hall del teatro), para hacer una práctica del vocabulario y las estructuras aprendidas.

Como  puede  verse,  en  este  ejemplo  de  secuencia  para  una  clase  del  nivel elemental, las actividades comunicativas (a-d y h) son las que preponderan y están al inicio y al  cierre de la secuencia; las actividades precomunicativas (e-g) se desprenden de ellas.

En esta secuencia hemos visto diferentes tipos de actividades:

De  apropiación: motivación  y  acercamiento  al  tema objetivo, comprensión de la muestra de lengua, control de la comprensión, puesta en práctica (a-d).

De  ampliación y  sistematización: explicación de  la gramática y práctica; explicación, ampliación y práctica del léxico y la fonética (e-g).

De   consolidación  y   transmisión: dramatizaciones, trabajos en grupo o parejas (h).

Si bien en el desarrollo de la secuencia habíamos delimitado y diferenciado las actividades comunicativas de las precomunicativas (e incluso demarcado un orden posible entre ambas): la realidad de la clase demuestra que nunca está todo dicho y que esas fronteras son lábiles. Esto dependerá de diferentes situaciones y de motivos –profundos o fortuitos– relacionados con el devenir de la clase, la comprensión que los alumnos demuestren, el nivel siempre diferente entre los alumnos, u otras dificultades de diverso orden. Cuestiones que pueden ser muy bien aprovechadas por un profesor criterioso, dispuesto a considerar las oportunidades que ofrece la práctica interactiva, a modificar sus expectativas, a adaptarse a los cambios, a no ajustarse a esquemas; en definitiva, dispuesto a descubrir los verdaderos intereses de los alumnos. Puede que una clase no sea siempre “ordenada”, pero es fundamental que sea del interés de los estudiantes.

Avanzado, donde la enseñanza de la lengua, si bien no abandona sus objetivos comunicacionales, está dirigida a un aprendizaje más reflexivo, en vistas al perfeccionamiento y la profundización. Cabe destacar que en este nivel la realidad de la clase puede ser mucho más imprevisible que en los niveles inferiores, pero mucho más rica en oportunidades de aprendizaje y profundización.

Consideremos, entonces, una clase del Seminario de Tango, del Nivel avanzado, cuyo objetivo es que los estudiantes perfeccionen, sobre todo, la lengua oral y popular (estructuras, normas, vocabulario, etc.) a través del estudio de la evolución de la sociedad rioplatense, partiendo de diferentes tangos. También se tiene como objetivo la práctica de la lengua escrita, aunque éste sea el objetivo predominante de otro seminario del nivel avanzado, que organiza su dinámica a partir de textos de Jorge Luis Borges.

En la clase que ejemplificamos se analiza el tango “Margot”, de Celedonio Flores y José Ricardo Soria. Los alumnos ya han visto los orígenes del tango y, sobre todo, su relación con los bajos fondos y la prostitución, y están medianamente familiarizados con la época y con el lunfardo.

La secuencia es, aproximadamente, la siguiente:

  1. a) Introducción del profesor, con aclaraciones sobre las biografías de los autores de la letra y de la música y su pertenencia a la época. En este caso, la relación de José Ricardo Soria con Carlos Gardel, y del propio Celodonio Flores, que le muestra a Gardel su tango y le pide consejo sobre su título (Gardel sugiere “Margot”), sirven como disparador para adelantar temas de las unidades siguientes, directamente relacionadas con Gardel, personaje al que la gran mayoría de los alumnos conocen desde antes de su llegada a la Argentina. Así que por un lado, los alumnos se acercan al tema previamente motivados: el entusiasmo del profesor por los temas que trata, y la relación con situaciones que los estudiantes reconocen por sus saberes previos, intensifican el interés.
  2. b) Uno de los alumnos lee el tango en voz alta, que está escrito en un manual especialmente elaborado para la clase.
  3. c) Los alumnos escuchan el tango.
  4. d) El profesor explica el significado de las palabras del español que los alumnos no conocen y los estudiantes buscan las palabras de la jerga en completa del texto.
  5. e) Los estudiantes, con la guía del profesor, entablan un diálogo en el que tratan de explicar el tema del tango, la problemática que en él se presenta y su relación con lo ya estudiado; en este caso, el tema de la prostitución, de la falta de oportunidades de trabajo para la mujer, la pobreza que la obliga a prostituirse, la soledad de los hombres en una ciudad en la que faltan las mujeres, el ambiente del cabaret, etc.
  6. f) Se escucha por segunda vez el tango, esta vez con los elementos para comprenderlo en su totalidad.
  7. g) Se instala el debate de la culpabilidad o no de Margot, de su origen y su destino, de las circunstancias que la llevaron a ser una prostituta, de la diferencia con otros tangos ya estudiados de la misma época (“Milonguita”, “Mi noche triste”), con idéntico tema pero una postura o perspectiva muy diferente, etc.
  8. h) Los estudiantes hacen un ejercicio, que puede tomarse en forma oral y grupal o escrita e individual: elaboran un retrato detallado, físico y psíquico, de Margot (que, en ocasiones, acompañan con un dibujo).
  9. i) En sus casas, y en forma individual, escriben el tango en prosa, utilizando un lenguaje formal  y  sin  lunfardo,  lo  que  les  sirve  para  entender  las diferencias entre la lengua del tango y la lengua escrita, y fijar el vocabulario lunfardo.

 

En todas las secuencias presentadas, se establecen las fases principales del proceso para adquirir competencias lingüísticas comunicativas, orales o escritas, desde un punto de vista cognitivo: la fase de preoralidad o preescritura, de génesis y organización de ideas, de escritura o práctica de la expresión oral, y la fase de revisión de lo aprendido y su aplicación concreta. En todos los casos, se trata de establecer un contexto y definir una intención para que se generen ideas o situaciones nuevas que favorezcan las actividades comunicativas. La propuesta, por ejemplo, de que el profesor escriba parte del texto con los alumnos es una estrategia oportuna, ya que una buena manera de aprender a escribir es poder “ver en acción” a un experto que expone diferentes técnicas y da cuenta de ciertas operaciones cognitivas necesarias para la producción textual. Asimismo, la experiencia se enriquece con la participación del grupo en una situación comunicativa real. Lo mismo sucede con los diálogos o debates que, en los diferentes niveles, proponen los profesores como actividad.

Como se ve, en este nivel, las actividades precomunicativas se concentran en la adquisición de vocabulario. Otras, que puedan surgir, son ocasionales y no están programadas.

Las secuencias muestran, además, un esquema participativo, ya que los alumnos son invitados a dar ideas, escribir o hablar sobre sus experiencias personales o sus opiniones.    Pero    el    rol    del    profesor    como    guía    del    proceso    es fundamental: coordina las actividades (organiza y dirige el ambiente del aula y el comportamiento de los alumnos), controla la calidad (corrige o guía la corrección de los errores), motiva a los participantes (crea un clima que establezca el interés por el aprendizaje) y mantiene un ritmo sostenido en el desarrollo de las diferentes actividades de la clase. De modo que su desempeño garantiza la efectividad del aprendizaje.

Para mantener el ritmo de una clase, se vuelve necesario cumplir con dos objetivos fundamentales: la fluidez y la progresión. La fluidez asegura que cada actividad de la clase esté en el lugar apropiado y no ocupe más tiempo del necesario; la progresión permite  ver  cómo  avanzan  los  alumnos  en  la  adquisición  del aprendizaje; o sea, cómo los alumnos suman conocimientos.

  1. Desenlace

En general, el cierre está dirigido a reforzar lo que se ha aprendido, integrar y revisar el contenido de la clase o preparar al estudiante para futuras sesiones. En este sentido, se puede resumir lo aprendido en la clase, revisar los puntos más importantes, señalar las conexiones entre esta clase y las anteriores, establecer conexiones con la clase siguiente o adelantar el tema de la misma, elogiar a los alumnos por su desempeño, plantear tareas para realizar en casa, lectura de bibliografía complementaria, recomendación de una película o de un programa de televisión, etc.; propuestas que mantendrán al alumno conectado con el tema hasta la clase siguiente.

Este curso es totalmente gratuito, cuantos más suscriptores tenga el curso podremos dedicarle más recursos y mejores serán sus contenidos, ayúdanos compartiéndolo en LAS REDES SOCIALES.

Compártelo:

______________________________________________________________________

PREGUNTAS DE EVALUACIÓN del curso online gratuito “Curso Gratis de Profesor de español para extranjeros”

  1. Nombra y describe los elementos que forman parte de la programación
  2. Nombra, describe los diferentes tipos de actividades
  3. Desarrolla una actividad para una clase de ELE

Le agradecemos su buena disposición y esperamos que la formación adquirida en este curso gratuito de “Curso gratis de Profesor de español para extranjeros” le sirva para crecer profesional y personalmente. Si necesita un diploma de este curso gratis de Profesor de Español para extranjeros, rellene  el formulario que aparece a continuación con su nombre, apellidos y email, y las respuestas a las preguntas de evaluación.
Cuando haga ésto, podrá descargarse el diploma en este enlace Diploma_curso_gratis_Profesor_de_ELE


Si además de este curso online gratis, necesita diplomas con reconocimiento oficial para presentarlo como méritos para ofertas de empleo, avalados por Formación Carpe Diem, que certifiquen los conocimientos adquiridos, amplíen formación y complementen su Curriculum Vitae, puede realizar los siguientes cursos:

Todos los cursos de educación
Profesor de español como lengua extranjera (ELE) – 150 horas – 123€
Formador de formadores, nivel básico – 200 horas – 92€
Formador de formadores, nivel avanzado – 400 horas – 92€
Docencia de la formación para el empleo – 600 horas – 9

Todos los cursos gratis
Cursos con 60% de descuento (a 28€)
Cursos con 80€ de descuento (a 18€)
Cursos con ofertas
Cursos con reconocimiento de oficilidad de la ESSSCAN
Cursos con título expedio por la Universidad Antonio de Nebrija
Cursos con diploma acreditado por la Universidad Rey Juan Carlos

El Equipo de Formación Carpe Diem queda a su disposición para lo que necesite.

Un saludo,

www.formacioncarpediem.com
info@formacioncarpediem.com
alumnado@formacioncarpediem.com),
Teléfonos: 956 803346, 956 212980, 917 463335 -Fax (956 4888314)
Whatsapp 601320154

carpe

Curso Gratis de Profesor de español para extranjeros

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *